Los prerrafaelitas

La Confraternidad de los Prerrafaelitas

Fundada en 1848, la Confraternidad de los Prerrafaelitas (Pre-Raphaelite Brotherhood) es la expresión artística más característica de la época victoriana. Los artistas que formaron parte de ella son William Holman Hunt, Dante Gabriel Rossetti y John Everett Millais. Inspirándose en los nazarenos, los prerrafaelitas propugnan el regreso a una pintura límpida, pura, que tuviera como referencia estilística el arte medieval y los maestros anteriores a la “manera moderna” de Rafael (primer Renacimiento o Quattrocento). Movidos por una extraña forma de religiosidad, a menudo asociada a una sensualidad inquietante, la pintura de los prerrafaelitas divide a público y crítica. Sus temas preferidos son literarios – ilustran Dante, Shakespeare, Keats o Robert Browning, el poeta místico que tanto amaba Italia.

Beata Beatrix, 1872, Dante Gabriel Rossetti, Londres, Tate Britain

Beata Beatrix, 1872, Dante Gabriel Rossetti, (Londres, Tate Britain). El cuadro ilustra el poema la “Vita Nuova” de Dante y representa el retrato de Beatrice Portinari en el momento de su muerte. Rossetti la representa bajo los rasgos de su difunta esposa, Elizabeth. El personaje de pie a la derecha del cuadro es Dante y al fondo aparece una vista de Florencia. Dante describe esta escena en su poema: “esa bendita Beatriz, que ahora contempla eternamente Su rostro, y que es bendecida a través de los siglos.” En una carta a su amigo William Morris, Rossetti le comunica su intención: “no quiero una representación del momento de la muerte de Beatriz, sino la de su ideal, simbolizado por el éxtasis o una transfiguración espiritual repentina.”

Aunque los artistas que fundaron en Inglaterra la Confraternidad prerrafaelita no puedan ser integrados al movimiento realista, ellos también se opusieron a las convenciones y a los cánones del arte oficial. Los pintores y poetas del grupo – Hunt, Millais, Rossetti…- compartían la misma aversión hacia lo que consideraban como el “academicismo insustancial del arte contemporáneo”. Los temas de sus pinturas eran casi siempre históricos y religiosos, pero su interés por la representación naturalista los distinguía de la tradición académica. Hunt viajó varias veces a Tierra Santa en busca de ideas para sus pinturas bíblicas. Relacionados con el movimiento Arts and Crafts Movement, ejercieron una influencia determinante sobre la evolución del Art Nouveau y del Simbolismo.

Ofelia, 1852, John Everett Millais, Londres, National Gallery

Ofelia, 1852, John Everett Millais, (Londres, National Gallery). Ofelia es un personaje de la célebre tragedia de Shakespeare “Hamlet”. Creyéndose abandonada por su amante, cae en la desesperación y se suicida ahogándose. Sin embargo Hamlet le había declarado su amor: “Duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes nunca de mi amor.” El pintor refuerza la verosimilitud de la escena con minuciosa atención a los detalles de la ropa y de la decoración paisajista. Se trata de un rasgo característico en la pintura de los prerrafaelitas ingleses y que rompe de manera decisiva con las convenciones académicas.

William Holman Hunt

William Holman Hunt (Londres 1827-1910) fue uno de los fundadores de la Hermandad Prerrafaelita (1848) y compañero de Millais en la Royal Academy. Poseía una técnica minuciosa y realista que aplicaba en los paisajes de fondo; en su producción religiosa, esta atención a los detalles y esta fascinación por lo real, se carga de una atmósfera misteriosa y alegórica: “La luz del mundo” (1853-56) tuvo un gran impacto entre el público por su alcance moral. Como todos los prerrafaelitas Hunt trató igualmente temas literarios (“Isabella y el tiesto de albahaca”, de 1867, sacado de una novela de Giovanni Boccaccio), escenas de la vida contemporánea y escenas de género de carácter moral como “El despertar de la conciencia”. Sus composiciones se caracterizan por una gran fuerza expresiva, aunque se observa cierta rigidez en las figuras. En algunos de sus cuadros Hunt utiliza luz artificial.

Valentín rescatando a Silvia de Proteo, 1851, William Holman Hunt

Valentín rescatando a Silvia de Proteo, 1851, William Holman Hunt, (Birmingham, Museum and Art Gallery). Este cuadro ilustra una escena de “Los dos caballeros de Verona”, una tragedia de Shakespeare. Antes de empezar su realización, Hunt había estudiado cuidadosamente la ropa y las armas de los personajes, con su habitual preocupación por los detalles que caracteriza el conjunto de su producción.

El cuadro “El despertar de la conciencia”, realizado por Hunt entre 1853 y 1854, se convirtió en el símbolo de la rígida moral de la sociedad victoriana. Representa el momento en que una joven, sufre un repentino despertar de la conciencia y no cede a los avances de su pretendiente. El modelo, un joven hedonista para el cual posó Thomas Seddon canta acompañándose al piano una melodía de Thomas Moore “Oft in the stilly nigth”. Hunt describe con su habitual forma minuciosa los más pequeños detalles del mobiliario, sobrecargado de decoraciones, de objetos, de tapices, todo muy del gusto victoriano. El pintor disemina un poco por todas partes símbolos de agresividad, de seducción, del honor perdido (el guante en el suelo). Algunos de estos detalles son casi invisibles. Para subrayar que la pareja no estaba casada, Hunt pintó anillos en todos los dedos de la mano izquierda de la joven, a excepción de su dedo anular. La joven se aprieta las manos como si se preparaba a una revelación repentina, mientras que el hombre parece que busca recolectar el fruto de la seducción.

El despertar de la conciencia, 1853-1854, William Holman Hunt, Londres, Tate Britain

El despertar de la conciencia, 1853-1854, William Holman Hunt, (Londres, Tate Britain)

Dante Gabriel Rossetti

Hijo de un erudito poeta italiano de la región de los Abruzos exiliado en Londres, Dante Gabriel Rossetti (1828–1882), también poeta y escritor, fue uno de los fundadores de la Hermandad Prerrafaelita. En sus dos obras de juventud, hoy en la Tate Britain de Londres, “La infancia de la Virgen” (1849) y “Ecce ancilla Domini” (1850), se observa la influencia de los Nazarenos, pero también la tentativa típicamente prerrafaelita de llevar a la vida moderna la visión artística del siglo XV y de encontrar lo que fue considerado como el místico candor de pintores como Fra Angelico. Por otra parte el fervor religioso solo fue para Rossetti una actitud estética, la búsqueda de un primitivismo muy estudiado como en el cuadro “Dantis amor” de1859. En cambio no adoptó nunca el realismo analítico y meticuloso de los demás representantes del grupo; utilizó técnicas más libres y más rápidas (pastel, acuarela, dibujo), y se consolidó con composiciones mucho más simples como en el cuadro “Beata Beatrix” de 1863 y “Rosa Triplex”.

Ecce ancilla Domini, 1849-1850, Dante Gabriel Rossetti, Londres, Tate Britain

Ecce ancilla Domini (La Anunciación), 1849-1850, Dante Gabriel Rossetti, (Londres, Tate Britain)

Monna Vanna, 1866, Dante Gabriel Rossetti, Londres, Tate Britain

Monna Vanna, 1866, Dante Gabriel Rossetti, (Londres, Tate Britain). Claramente inspirada de Tiziano, el cuadro debería haberse titulado “Venus veneciana”. Las “femmes fatales” de Rossetti llevan todas la huella de la relación del pintor con las mujeres, aunque bajo la opulencia de las formas pictóricas, se perciba una cierta melancolía. Profundamente trastornado por el suicidio de su esposa Elisabeth Siddal en 1862, después de dar a luz a una niña que nació muerta, perseguido por los remordimientos, Rossetti empezó a sufrir insomnio y depresiones y en junio de 1872 intentó suicidarse.

No obstante Rossetti fue el artista más influyente del movimiento y el más célebre en el extranjero, sobre todo por su producción poética, cuyo misticismo queda reflejado en su pintura. El poema de Rossetti “La doncella bienaventurada” escrito en 1847, fue puesto en música por Claude Debussy. La pintura de Rossetti encuentra su expresión más significativa en las figuras femeninas (“El sueño de Dante”, de 1871) o en criaturas perversas como “Astarté Syriaca” de 1877 donde se pone de manifiesto toda la ambigüedad de su obra artística: aspiración a un mundo ideal con un pasado legendario, mezcla de sensualidad y de inquietudes que anuncian el Decadentismo.

Proserpina, 1874, Dante Gabriel Rossetti, Londres, Tate Britain

Proserpina, 1874, Dante Gabriel Rossetti, (Londres, Tate Britain)

John Everett Millais

En Millais (1829-1896) la dimensión poética es menos intensa que en los demás prerrafaelitas y su pintura es más fiel a la realidad. Cercana al naturalismo de una cierta pintura continental, con la que tiene en común la tendencia a lo patético y a lo sentimental que representa con una perfecta ejecución y con claras connotaciones moralizadoras.

La chica ciega 1856, John Everett Millais

La chica ciega 1856, John Everett Millais, (Birmingham, Museum and Art Gallery). Con un talento muy precoz, Millais ejecuta pinturas con temas sentimentales y representaciones enternecedoras de la niñez.

Mariana, 1851, John Everett Millais, Londres, Tate Britain

Mariana, 1851, John Everett Millais, (Londres, Tate Britain)

Edward Burne-Jones

El grupo de artistas que había constituido inicialmente la Hermandad no tardó en desagregarse, pero se unieron a ella otros pintores y entre ellos, Edward Burne-Jones (1833-1898) considerado como uno de los grandes artistas ingleses de finales de siglo, fundando con Rossetti el segundo grupo de los prerrafaelitas, y cuya influencia se extiende hasta el movimiento simbolista europeo. Los temas religiosos, los mitos clásicos y las leyendas medievales constituyen los temas de su producción, que comprende por otra parte numerosos dibujos elaborados por su amigo y colaborador William Morris (vidrieras para las iglesias de Dundee y de Edimburgo). Sus figuras femeninas, angélicas y diáfanas pero con una sensualidad un poco turbia, conservan este toque de ambigüedad y de inquietud como si quisieran transgredir las apariencias y acercarse a significados más profundos.

Laus Veneris, 1873-78, Edward  Burne-Jones

Laus Veneris, detalle, 1873-78, Edward  Burne-Jones, (Londres, Tate Britain). Inspirada en el poema dramático “Laus Veneris” de Algernon Charles Swinburne escrito en 1866, basado en la leyenda del caballero poeta Tannhäuser, el cuadro de Burne-Jones comparte el mismo clima de tristeza, sobre todo en los ojos y en la pose lánguida de la reina, enferma de amor. El pintor la representa con suntuosos ropajes de colores cálidos, y en su regazo está depositada su corona. Descansa en su pabellón, el “palacio de la montaña”, ante una tapicería muy elaborada, decorada con antiguos relatos de amor y la figura de Venus sobre un carro. Cuatro doncellas sentadas junto a la reina hojean un libro de música y le cantan alabanzas de amor. A través de la ventana abierta, cinco caballeros contemplan la escena.

También formaba parte de este último grupo, William Morris quien además ejerció una notable influencia en el desarrollo de las artes decorativas. Se unió a la rebelión contra la sociedad victoriana que manifestaba el grupo prerrafaelita y al mismo tiempo desarrolló  una exigencia de renovación artística con un compromiso social mucho más marcado. Los prerrafaelitas ejercieron una influencia considerable sobre las corrientes artísticas de finales del siglo XIX, desde el Art Nouveau hasta el Simbolismo, sobre todo gracias a la difusión que realizaron artistas como el mismo Morris, Walter Crane, A. Beardsley, cuando se separaron del movimiento.

La bella Isolda, 1858, William Morris, Londres, Tate Britain

La bella Isolda, 1858, William Morris, (Londres, Tate Britain)

Ford Madox Brown

Aunque nunca formó parte de la Hermandad de los prerrafaelitas, Ford Madox Brown (Calais 1821 – Londres 1893) mantuvo una estrecha relación con ellos y puede ser considerado como uno de sus precursores, debido a su interés para la pintura de los primitivos y de su constante oposición al clasicismo académico. En Roma (1845-1846) frecuentó a los nazarenos cuya influencia se percibe en sus colores límpidos y en sus composiciones tranquilas y equilibradas de (“Wycliffe lee su traducción de la Biblia a John Gaunt” de 1848), o de un realismo exacerbado (“El Trabajo” de 1852-65) o dramático (‘Ultima mirada a Inglaterra” de 1852-55). Fue miembro fundador de Morris and Company y participó en el movimiento Arts and Crafts (Artes y Oficios).

El Trabajo, 1852-1865, Ford Madox Brown

El Trabajo, 1852-1865, Ford Madox Brown, (Manchester, City Arte Galleries)

Última mirada a Inglaterra, 1855, Ford Madox Brown

Última mirada a Inglaterra, 1855, Ford Madox Brown, (Birmingham, Museum and Art Gallery). La imagen melancólica y enternecedora de los dos emigrantes revela un aspecto poco corriente de la sociedad industrial y obrera de la Inglaterra imperial y victoriana; El mismo Brown (1821-1893) tenía proyectado emigrar a la India. Aunque el pintor nunca formó parte de los prerrafaelitas, tuvo contactos asiduos con los pintores del grupo, y fue el único que realizó un viaje a Italia.

FUENTE ORIGINAL

Anuncios