9 reliquias de Jesucristo que no se sabe si son auténticas

Reliquias-de-Jesucristo-que-supuestamente-existen-pero-nadie-vio-realmente
En el afán de probar la existencia de un salvador de la fe cristiana, muchos fanáticos religiosos crearon reliquias falsas. Algunas pasaron como reales por mucho tiempo, hasta que la ciencia lo desmintió.
Otras fueron descritas en libros, pero nunca nadie las vio realmente. ¿Será que realmente existen? Aquí te dejo las reliquias de Jesucristo de las cuales no existen pruebas concretas de existencia u originalidad.

1. Los clavos de la crucifixión

Existen debates en cuanto a que fueron 3 o 4 los clavos que mantuvieron a Jesús unido a la cruz. Las historias más conocidas sobre ellos dicen que la madre de Constantino le regaló una porción a su hijo para que los usara en su caballo y en su casco. Por otro lado, hay una corona en la catedral de Milán que se dice está hecha de uno de ellos.
Reliquias-de-Jesucristo-que-supuestamente-existen-pero-nadie-vio-realmente-3.JPG

2. El Santo Grial

Es la copa donde Jesús tomó durante la última cena, y hoy en día hay varias que claman ser auténticas. Su historia es complicada siendo la protagonista incluso de las Cruzadas, pero con paradero desconocido en la actualidad.

Reliquias-de-Jesucristo-que-supuestamente-existen-pero-nadie-vio-realmente-9.jpg

3. La escalera santa

La escalera santa es la que poseía Poncio Pilatos y donde Jesús estuvo parado durante su juicio. Fue recuperada por Helena, madre de Constantino. Está en Roma, al lado de una iglesia construida sobre tierra traída del Monte Calvario.
Reliquias-de-Jesucristo-que-supuestamente-existen-pero-nadie-vio-realmente-5

4. El velo de Verónica

Verónica fue una mujer que durante la crucifixión dio un paño a Jesús para secarse la cara. Al parecer su imagen quedó fijada en esta tela, igual que en el manto. Al día de hoy hay más de una tela que se dice original, pero la más reverenciada es la que está en la Basílica de San Pedro, en Roma.

Reliquias-de-Jesucristo-que-supuestamente-existen-pero-nadie-vio-realmente-7

5. El manto de Turín

Es la más conocida y por eso no haremos demasiado hincapié en ella. Lo cierto es que el manto tiene claramente dibujada una cara y un cuerpo, que se dicen quedaron marcados con la sangre de Jesús cuando fue envuelto en él. Las numerosas pruebas han determinado que data de por lo menos un siglo después de lo que se piensa, lo que lo haría una reliquia falsa.

Reliquias-de-Jesucristo-que-supuestamente-existen-pero-nadie-vio-realmente-8
6. La verdadera cruz

La cruz en la cual se crucificó a Jesucristo está actualmente separada en varios pedazos por el mundo, los cuales claman ser verdaderos. Los científicos no han podido establecerlos como reales. Las partes más importantes se encuentran en Roma, incluida la inscripción que se hizo sobre ella.

Reliquias-de-Jesucristo-que-supuestamente-existen-pero-nadie-vio-realmente-2
7. La corona de espinas

Como todos sabemos, Jesús se proclamó a sí mismo rey de los judíos, a lo cual se burlaron de él colocando una corona de espinas en su cabeza, justo antes de ser crucificado. Esa corona está, al parecer, en la catedral de Paris. En el correr de los años las espinas fueron divididas y se han confirmado 70 que son supuestamente reales. Por 16 siglos los creyentes han ido a rezarle, pero la ciencia no ha podido autenticar o rechazar esta reliquia.

Reliquias-de-Jesucristo-que-supuestamente-existen-pero-nadie-vio-realmente-10
8. La lanza sagrada

Cuando Jesús estaba en la cruz, los soldados decidieron romperle las piernas, pero se dieron cuenta de que ya estaba muerto. Para probarlo, uno de ellos lo apuñaló en el costado, de donde salió sangre y agua. La lanza es uno de los objetos que se claman como santos, pero de los cuales no se tiene noticia real.

Reliquias-de-Jesucristo-que-supuestamente-existen-pero-nadie-vio-realmente-4
9. La túnica santa de Jesucristo

En la Catedral de Trier, en Alemania, se encuentra una túnica que se dice es la que usó Jesucristo momentos antes de ser crucificado. En un comienzo, los guardias se la echaron a suerte, debido a que no tenía costuras y no querían romperla. Los escritos históricos dicen que llegó en el siglo IV a manos de Helena, madre de Constantino, y ella la envió a la ciudad de Trier. No hay datos sobre si la historia es cierta y nunca se realizaron pruebas sobre ella.

Reliquias-de-Jesucristo-que-supuestamente-existen-pero-nadie-vio-realmente-6

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog

Anuncios