Jaén, el corazón del interior

Andalucía por descubrir Fuente: ocholeguas.com | Manuel Mateo Pérez

Panorámica de los parques naturales jiennenses

Panorámica de los parques naturales jiennenses

La mayor extensión de espacios naturales protegidos de España, las ciudades renacentistas de Úbeda y Baeza, sesenta millones de olivos… Esta provincia lo tiene todo.

Jaén lo tiene todo. La mayor extensión de espacios naturales protegidos de España, las ciudades renacentistas más valiosas de Andalucía, el legado íbero más importante del país, noventa y siete municipios únicos, paisajes de ensueño y más de sesenta millones de olivos que cada año ofrecen el mejor aceite de oliva del mundo. Jaén es una de las provincias más bellas de España.

Lo atestiguan las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, el segundo parque natural más grande de Europa después de la Selva Negra de Alemania; Sierra Mágina, la Sierra de Andújar y ese minúsculo trocito de cielo y piedra que es Despeñaperros, puerta de entrada y salida al sur.

El pico Almadén, en Sierra Mágina.

El pico Almadén, en Sierra Mágina.

Parque natural de Despeñaperros

Parque natural de Despeñaperros

Lo demuestra el encanto de sus pueblos y ciudades, las rutas turísticas que pontifican los castillos que posee su territorio y el poso histórico legado por las batallas que se desataron aquí. Lo apuntala la cultura, la tradición, la generosidad y hospitalidad de sus gentes, y el sabor que imprime su aceite de oliva, ingrediente insustituible de la mejor dieta mediterránea.

La puerta de la naturaleza

Nuestro viaje a Jaén no dura un día. Veinticuatro horas no son suficientes para conocer una provincia de grandes extensiones e infinitos encantos. El parque natural más grande de España, donde nace el río Guadalquivir, tiene una extensión superior a las doscientas catorce mil hectáreas. Posee numerosas puertas de entrada, pero la más conocida es la pintoresca localidad de Cazorla donde se alza el castillo de La Yedra, convertido en museo de arte y costumbres populares.

Cauce del río Borosa

Pasada La Iruela y su fortaleza templaria se halla el paso de Burunchel. A partir de ahí las velocidades han de ser otras. No conviene ir con prisas y es aconsejable parar en los miradores que jalonan nuestro camino.

Desde el mirador de Las Palomas, por ejemplo, se divisa una de las panorámicas más bellas del valle alto del Guadalquivir. Es finales de verano y los cielos a la caída de la tarde son un lienzo color pastel. Cuando caigan las primeras lluvias del otoño se escuchará la berrea, la época de celo que enfrenta a los ciervos machos por hacerse con el mayor número de hembras.

Será el momento de caminar Bosques del Sur, el gran recorrido circular que atraviesa lo más encantadores lugares del parque, de conocer parajes únicos como el nacimiento del gran río de Andalucía, la Cerrada del Utrero, el río Borosa o el centro de interpretación de la Torre de Vinagre.

El pantano de El Tranco es el gran mar interior de Andalucía y a sus orillas se alzan algunos de los pueblos más encantadores de cuantos posee la provincia. En Hornos de Segura hay que visitar el observatorio astronómico Cosmolarium y en Segura de la Sierra, además de a su encantador trazado urbano es obligación de todo viajero que se precie asomarse a la torre del homenaje del castillo que corona la villa, donde residió el poeta Jorge Manrique, el de las célebres coplas a la muerte de su padre.

La alfombra verde

Jaén está alfombrada por más de sesenta millones de olivos, el mayor bosque humanizado del mundo. En mitad de ese ejército de árboles, disciplinadamente dispuestos, despuntan pueblos encantadores, coronados en su mayoría por viejas fortalezas fronterizas.

Representación de un guerrero íbero.

Los castillos forman parte de la memoria más venerable de la provincia, así como el recuerdo de las tres batallas que se desataron sobre su territorio: Baécula en el siglo III antes de Cristo, Navas de Tolosa el año 1212 y Bailén en 1808.

La ruta que hilvana la crónica medieval jiennense tiene hitos irrenunciables. De Santa Elena, donde se halla el Museo de la Batalla de las Navas de Tolosa, parte un camino histórico que desciende hasta La Carolina, capital de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena, baja hasta el castillo milenario del encantador pueblo de Baños de la Encina y se detiene en Bailén y su museo. Hacia el sur la ruta prosigue por el castillo de Santa Catalina en Jaén capital, Alcaudete y la fortaleza de La Mota en Alcalá la Real.

Renacimiento del Sur

En Jaén los encantos turísticos se entremezclan. Úbeda y Baeza, situadas en el centro geográfico de la provincia, en la comarca de La Loma, sobre el valle medio del Guadalquivir, son las dos ciudades más importantes del Renacimiento del Sur. Úbeda es mayor y fue corte de don Francisco de los Cobos, secretario de Estado del emperador Carlos V y consejero de su hijo Felipe II.

Plaza del Pópulo en Baeza.

La plaza Vázquez de Molina debe mucho a su patrocinio. Es una de las más hermosas de España. La preside la sacra capilla de El Salvador del Mundo, donde están enterrados sus patrocinadores, y a su lado abre sus puertas el palacio del Deán Ortega, en la actualidad parador de turismo.

El Palacio de las Cadenas, sede del Ayuntamiento, es obra, al igual que los dos monumentos anteriores, del arquitecto Andrés de Vandelvira, inspirador artístico de las dos ciudades Patrimonio de la Humanidad. Baeza es poética y asoma a ella la memoria de don Antonio Machado. Pero mucho antes de que el autor de Campos de Castilla asumiera en el instituto de la Santísima Trinidad su cargo de profesor de francés, la ciudad era conocida por su vigor universitario y sacerdotal. Su vinculación a ambas realidades promovió la construcción de la Catedral, el palacio de Jabalquinto, la plaza del Pópulo, la iglesia de San Francisco y las decenas de casas señoriales repartidas por el barrio viejo.

Jaén es la capital de la provincia, dueña de la Catedral, la obra más importante de Vandelvira, situada allí donde debió de estar la desaparecida mezquita aljama. Su exterior y su interior son fascinantes. Hay en ella una proporción única, una belleza sin aristas, unas dimensiones puestas al servicio de la divinidad y el hombre. Está al lado la Diputación de Jaén, la calle Maestra y los barrios históricos en uno de los cuales, en La Magdalena, abre sus puertas el Centro Baños Árabes, donde se hallan los baños califales mejor conservados de la península.

La experiencia del Oleotour

Campo de olivos en Jaén.

Pero un viaje a Jaén estaría incompleto sin conocer el fascinante mundo que rodea el cultivo y elaboración del aceite de oliva virgen extra. Ingrediente obligado en la dieta mediterránea, el aceite tiene un museo en la Hacienda de la Laguna de Baeza, a un lado del río Guadalquivir.

García Lorca – El río guadalquivir

BALADILLA DE LOS TRES RÍOS

A Salvador Quintero

El río Guadalquivir
va entre naranjos y olivos.
Los dos ríos de Granada
bajan de la nieve al trigo.

¡Ay, amor
que se fue y no vino!

El río Guadalquivir
tiene las barbas granates.
Los dos ríos de Granada
uno llanto y otro sangre.

¡Ay, amor
que se fue por el aire!

Para los barcos de vela,
Sevilla tiene un camino;
por el agua de Granada
sólo reman los suspiros.

¡Ay, amor
que se fue y no vino!

Guadalquivir, alta torre
y viento en los naranjales.
Dauro y Genil, torrecillas
muertas sobre los estanques,

¡Ay, amor
que se fue por el aire!

¡Quién dirá que el agua lleva
un fuego fatuo de gritos!

¡Ay, amor
que se fue y no vino!

Lleva azahar, lleva olivas,
Andalucía, a tus mares.

¡Ay, amor
que se fue por el aire!

En sus salas se explica la historia del cultivo, la vinculación con la historia de la provincia, sus propiedades y aplicaciones, las variedades, el sabor y la utilización que se ha hecho a lo largo de los siglos. Oleotour, una de las últimas y más apreciadas iniciativas turísticas puestas en marcha por la Diputación de Jaén, es una invitación también a conocer los campos de olivar, las almazaras donde se elabora el zumo de aceituna, las tiendas gourmet donde adquirir el mejor aceite del mundo, galardonado con los más importantes premios gastronómicos.

Ya sea el sabor del aceite, el encanto de las ciudades del renacimiento, las rutas que se pregonan y reparten a lo largo y ancho de toda la provincia, el valor ecológico de sus cuatro parques naturales, ya sea por todo eso y por mucho más, Jaén es hoy uno de los destinos turísticos más valorados por los viajeros. Una provincia sobresaliente llena de emociones sobresalientes.

Anuncios