Dante Alighieri – Fotos

Dante Alighieri

Dante Alighieri


Dante Alighieri es una de las figuras cumbre de la literatura universal. El poeta florentino, nacido en el siglo XIII, elaboró una obra excepcional que renovó las formas literarias de su época y significó la fundación del italiano como idioma. Dante vivió los agitados años del conflicto entre el poder del imperio y el papado que sacudía cada una de las ciudades independientes italianas y sufrió el destierro definitivo de su patria. En esta serie de fotos ilustramos algunos aspectos de su vida y de su obra.

Formación. Según Boccaccio, la infancia de nuestro poeta transcurrió con abundantes signos de la futura gloria de su ingenio: a partir de los ocho años, se dedicó al aprendizaje de las letras y de las artes liberales, destacando de forma admirable. Sin embargo, hay que advertir que la actividad cultural de Florencia no era comparable en modo alguno a la de Bolonia, Arezzo y Siena, que contaban con sendas universidades: la escasez de maestros de gramática en la ciudad de Dante parece indudable y la preparación del niño quedó lejos de ser buena, pues con dificultad conseguía leer a Boecio y Cicerón a los veinticinco años, acostumbrado como estaba al latín eclesiástico, bíblico. Por lo demás, sus estudios debieron ser los habituales de la Escuela medieval y los autores leídos fueron, sin duda, los del programa del Trivium, acompañados por los versos de los poetas vulgares más famosos: algunos trovadores provenzales y franceses, sicilianos y sículo-toscanos. En la foto, estatua de Dante en la Galería de los Uffizi (Florencia).

Retrato. En la Vida de Dante, el gran escritor italiano Boccaccio lo describió así: “Éste nuestro poeta fue de mediana estatura, y, cuando llegó a la edad madura, iba algo encorvado y su caminar era grave y tranquilo, iba vestido siempre de honestísimos paños, con la ropa que convenía a su madurez. Su rostro era largo, nariz aguileña, los ojos más grandes que pequeños, las mandíbulas grandes, y el labio de abajo montado en el de arriba; de tez morena, con cabellos y barba abundantes, negros y crespos, siempre con el rostro melancólico y pensativo.”

Innovación. La aportación de Dante fue fundamental para el desarrollo de las letras universales. Sus obras contribuyeron a renovar los presupuestos sobre los que se asentaba la práctica literaria. Las creaciones del poeta florentino son un reflejo de los importantes cambios que se estaban operando en la Baja Edad Media. Pese al trasfondo religioso de toda su obra, Dante intentó construir una cultura laica moderna, fundada en la especulación filosófica y destinada a renovar la acción y las estructuras políticas. En última instancia, su producción literaria expresaba el paso de una mentalidad medieval a las nuevas formas de pensamiento renacentista. En la imagen, un retrato de Luca Signorelli.La Divina Comedia. La Divina comedia fue la verdadera obra maestra del poeta florentino. Dividida en tres libros o cantos (Infierno, hacia 1312; Purgatorio, hacia 1315; Paraíso, 1316-1321), relata el viaje del propio Dante desde la oscuridad y la ignorancia hasta la revelación de la luz divina, que culmina con la visión beatífica de Dios. Se trata de un monumental compendio de conocimientos de retórica, poética, moral, política, historia, ciencia y teología, sustentado en una visión platónica de la realidad y el amor. En la imagen, la primera página de la obra en una edición de 1472, realizada en la imprenta Foligno.Una vida agitada. No se conservan autógrafos de la obra del poeta y los datos que se tienen por seguros sobre su vida son escasos. Dante mismo contribuyó, en el canto XV del Paraíso, a construir versiones legendarias acerca de su estirpe, mientras sembraba algunas de sus obras con pistas de índole autobiográfica. No obstante, se sabe que intervino activamente en la vida política de su tiempo, y su destierro definitivo de su ciudad, a los treinta y siete años, constituye un emblema del exilio del artista en la historia de Occidente. En la imagen, un retrato de Domenico de Michelino.La fama. Ya en vida, Dante gozó de gran celebridad gracias a la Divina Comedia. Las copias del Infierno y el Purgatorio que comenzaron a circular por toda Italia le valieron una altísima consideración. De este hecho dan fe las églogas en latín que, alrededor de 1319, Giovanni del Virgilio le envió, junto a la invitación de componer un poema en latín, desde la Universidad de Bolonia. En respuesta, el poeta florentino rechazó la invitación y sólo expresó su orgullo por su obra escrita en italiano. En la imagen, El barco de Dante de Delacroix.Influyente. Los personajes y sucesos de la Divina Comedia han sido fuente de inspiración de artistas e ilustradores de todos los tiempos, desde los anónimos pintores de la época de Dante hasta grandes maestros como Eugène Delacroix. Son justamente famosos los grabados que realizó el francés Gustave Doré para ilustrar la obra, como esta escena en que se representa el castigo que reciben en el infierno los hipócritas.El fin del latín.La voluntad de renovación de Dante se puso de manifiesto en el abandono del latín y el uso de la lengua romance como forma de expresión literaria. De hecho, se puede afirmar que la obra del poeta florentino marcó el verdadero inicio de la literatura italiana. En este sentido, obras como la Divina comedia o Vita nuova ponen en evidencia la riqueza estructural y expresiva de la lengua romance. En la imagen, Encuentro de Dante y Beatriz en el puente de Santa Trinidad (1883), recreado por el pintor prerafaelita británico Henry Holiday.

 

Fuente: http://www.biografiasyvidas.com/monografia/dante/fotos.htm

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios