Piero della Francesca – El Quattrocento italiano


Clic en la imagen para ver más obras

Piero della Francesca

Piero De Benedetto dei Franceschi, más conocido como Piero della Francesca, nació en Borgo San Sepolcro, La Toscana, Italia en 1416.
Fue uno de los pintores más admirados en el siglo XV, aunque fue también un notable escritor y teórico. Activo en el Quattrocento italiano, tiene como característica principal la dignidad en su obra, que se acerca mucho a la de Masaccio.


Aunque sin documentar, tradicionalmente se le considera maestro de Luca Signorelli, siendo favorecido por importantes mecenas, algunos de los más poderosos en su país, como el Duque de Urbino, la familia Este de Ferrara Segismundo Malatesta de Rímini y el papa Nicolás V.
De su formación no hay datos, pero es posible que estudiara en su ciudad natal con con Antonio de Anghiari.


Su obra está caracterizada por su refinamiento y monumentalidad, sobre todo en sus obras más maduras, observándose en sus figuras algunas características de las esculturas de Donatello y la pintura de Fra Angelico. Aunque algunos historiadores de arte, la califican, a pesar de esto como carentes de expresividad, estáticas…


Muchas de sus obras no han logrado llegar hasta nuestros días, sin embargo con el legado que se conserva se ha podido reconstruir su trayectoria artística.
Sus primeras obras conservadas son el Retablo de “Santa Lucía”, en la que es claro su conocimiento e influencia de Domenico Veneziano, y “El Bautismo de Cristo” de la National Gallery de Londres. Ya en estas primeras pinturas se claro su interés por los efectos de la luz.


Posteriormente son destacables los frescos del Templo Malatestiano de Rímini.
En su madurez realizó la que está considerada su obra maestra y referente para todas las generaciones posteriores y para la historia de la pintura, una serie de frescos que realizó con el tema de “La historia de la Santa Cruz”, para la Iglesia de San Francisco de Arezzo; trabajo en él que se puede resumir lo más representativo de él, su interés por la perspectiva matemática, el naturalismo y la habilidad y destreza con el uso de la luz.


Sus obras más notables y reconocidas: ” La Flagelación”, en Galleria Nazionale de Urbino y el doble Retrato de Federico de Montefeltro y su mujer Battista Sforza, en la Galleria degli Uffizi de Florencia, cuyos fondos están considerados uno de los paisajes más bellos de todo el siglo XV.
En sus últimos años se quedó ciego, muriendo en su ciudad natal, el 12 de octubre d 1492.
En el Museo Thyssen Bornemisza de Madrid podemos ver un magnifico retrato, posiblemente se trate de Guidobaldo da Montefeltro de niño.

 

Fuente: http://trianarts.com/piero-della-francesca-el-quattrocento/

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios