Ahuízotl (gobernante)

Moctezuma_II

Los Tlatoanis Aztecas

Reyes de MÉXICO-TENOCHTITLÁN. Todos ellos Fueron Familiares y se sucedieron en el trono del Padre, el Hijo, el Hermano, el Tio o el Primo, hubo 11 Gobernantes de los cuales el Quinto fue el Primer Emperador´, Y Muchos de ellos Murieron de modo Trágico y los ultimos Murieron de Forma Triste en la Conquista.

TENOCH “Tuna de Piedra” (1299-1366)

Caudillo Azteca con él da inicio la etapa de Huey tlatoanis, normalmente llamados “Emperadores” Aztecas.
Nació en Cuauhmixtitlan en 1299, tal vez después de la derrota en Chapultepec. El historiador Chimalpain menciona también que apareció en 1285 pero debe ser un error, ya que Tlamacazqui padre de Tenoch es mencionado por Tezozomoc junto a Cuauhtlequetzqui, Axolohua y Acocoltzin en 1286, debió tener entonces 17 años por lo tanto tuvo a Tenoch a los 30 años.

Su juventud paso en calma, hasta los 19 años en que participa en la guerra contra Azcapotzalco. Al ser derrotados se incrementa el tributo a pagar; además tiene que colaborar activamente en las guerras tepanecas a partir de 1318 para consolidarlos como un Hueyi Tlahtocayotl. El reino de Colhuacan se encontraba debilitado política y militarmente, en este momento Acolnahuacatl de Azcapotzalco motiva y apoya a los mexicas para que los sometan; de esta manera política controlaría dos sedes de la triple alianza existente en ese momento y podría extenderse hacía el sur, para controlar la ruta del algodón. Así en 1344 Colhuacan se vuelve el primer pueblo tributario de los mexicas y a partir de entonces perderá paulatinamente importancia hasta ser relegado por Itztapalapa.

Tenoch se desempeña valerosamente durante esta guerra y alcanza el máximo grado militar para un sacerdote, el de Huitznahuatl. Así pasa de ser un simple sacerdote a todo un visionario, a la muerte de Ilancueitl en 1347 es elegido como Teyacanqui, aunque prácticamente se vuelve el último Cuāuhtlahto, aunque en cuestión de régimen hay que recordar que ya habían tenido a un tlatoani y tuvieron un gobierno impuesto. Sustituye en Colhuacan a Achitomecatl II por Nauhyotl teuctli que era más fiel a los mexicas. Realiza la primera ceremonia del Fuego Nuevo en el cerro de la Estrella en 1351.

Reorganiza la ciudad y comienza la creación del recinto Mayor en el centro de la isla. Promueve aún más la toltequización. Durante su regencia la clase dominante se fortalece creándose privilegios para los nobles, sentando las bases para que se establezca un linaje real sólido. Sus normas y leyes trascenderán después de su muerte en 1363, en la memoria quedará presente su fortaleza por sacar adelante a la nación. Para 1376 al conquistar Chalco, Acamapichtli homenajea a su antecesor cambiándole el nombre a su capital de Cuauhmixtitlan a Tenochtitlan.

Los Huey Tlatoanis Aztecas

ACAMAPICHTLI “Puño Cerrado con Cañas” (¿?-1396)

Considerado el primer Huey tlatoani de los mexica, que afianzó la alianza entre Tenochtitlán y la capital de los tepanecas, Azcapotzalco. Ayudándolos en sus conquistas sobre todo hacia el sur.

Durante el siglo XIII y principios del XIV los mexitin fueron dispersándose a lo largo de la parte occidental del lago de Texcoco, teniendo relevancia el las poblaciones de Huixachtitlan, Azcapotzalco y Chapoltepec. Los mexicas recibieron permiso de los tepanecas para asentarse al norte de un islote al que nombraron Cuauhmixtitlan en 1274. En 1366 el rey tepaneca Acolnahuácatl, a fin de asegurarse la fidelidad de los aztecas, acepta a Acamapichtli (príncipe culhua de Coatlinchan) en el trono de Tenochtitlan, iniciando así un nuevo linaje para esta última ciudad, la cual a la vez se proclamará heredera de la tradición tolteca y del derecho a gobernar como Hueyi tlahtohcayotl en sustitución de Colhuacan, configurando la penúltima Triple Alianza.

La versión que coloca su nacimiento más antiguo lo hace en 1299 (Códice Ramírez), le sigue la que dice que nació en 1307 (Ixtlilxochitl) siendo la más probable. Otras fechas son 1347 y 1357.

Elementos que ayudarían a ubicar su nacimiento es saber quienes fueron sus padres, por desgracia estos datos se encuentran inmersos en “la necesidad mítica” de explicar su origen, por lo que requieren de un análisis profundo. Su padre fue Huehue Acamapichtli (Chimalpain, Mendieta, Torquemada), tlahtoani de Colhuacan (1323-1345). El nombre de su madre es sustituido por el del “prototipo de femenidad”, ya sea Atotoztli o Xicomoyahual. Lo más seguro es aceptar a Ilancueitl Ixxochitl. (Chimalpain p.225; Ixtlilxochitl da la variante de Cuetlaxxochitzin).

Hay que recordar que los soberanos mexicas tenían diversas esposas, por ejemplo Torquemada dice que era Tezcatlamiahuatl la principal. Acerca de sus hijos Chimalpain dice que eran 23, aunque sólo da 11 nombres: Cuauhtlecohuatl, Ixehuatzin, Ometochtzin (señor de Tollan), Cuetlachtzin (se casó con el señor de Tollan Xiloxochitzin), Citlalcohuatzin, Macuextzin, Itzcohuatzin (tlahtoani que será de Tenochtitlan), Huehuezaca, Tetlepanquetza, Yaotlantzin, Ixcuitlantoc. Consistentemente diversas fuentes señalan a Huitzilihuitl (Chimalpain, Mendieta, Ixtlilxochitl, Torquemada) y a Chimalpopoca (Mendieta, Torquemada, Historia de los mexicanos) también como hijos de Acamapichtli. Ixtlilxochitl establece que también son hijos suyos Xiuhtlatonac y Chalchiuhtlatonac, de este último dice que fue el primer señor de Coyoacan.

Aunque Acamapichtli fue elegido como Cihuacóatl en 1366,fungía desde entonces como supremo gobernante. Sólo hasta 1383 se realizó la ceremonia para llevar el título de Tlahtoani-tlacateccatl. En el curso de su reinado no vaciló en unirse a los tepanecas en sus guerras, así en 1376 contra los chalcas inicia las primeras “Guerras Floridas” que duran 40 años; en este mismo año decide cambiarle el nombre a su capital de Mexihco-Cuauhmixtitlan a Mexihco-Tenochtitlan, en honor a su predecesor. Otros pueblos del Valle de México serán sometidos como Xaltocan y Tepotzotlan. En poco tiempo, la alianza formada por mexicas y tepanecas impuso su poderío sobre varios altépetl de la región.

Aztecas
HUITZILIHUITL “Pluma de Colibri” (1379-1417)

Fue el segundo tlatoani o emperador mexica. Gobernó de 1391 a 1417, fue el cuarto hijo de Acamapichtli, su antecesor en el trono, fue elegido según las crónicas porque era un mancebo de corazón noble, apacible y de buenas costumbres.

Una vez convertido en tlatoani de Tenochtitlan, su primera decisión política fue de suma importancia, contrajo matrimonio con la hija de Tezozómoc, tlatoani de Azcapotzalco, con lo cual consiguió que los tributos se redujeran a meras entregas simbólicas. A cambio Huitzilíhuitl prestó a su suegro un gran servicio: los aztecas conquistaron varios pueblos vecinos, como Chalco y Cuautitlán, a nombre de los tepanecas de Azcapotzalco, de quienes, con todo y el júbilo causado por la boda real, seguían siendo vasallos.

Mucho muy breve, prosigue la crónica, le pareció a los aztecas el tiempo que gobernó Hutizilíhuitl, pues murió a los 35 años de edad. Se dice que al morir dejó su reino en orden y dictó varias leyes, formó un ejército para la tierra y otro para el agua. En realidad Huitzilíhuitl fue el primer tlatoani guerrero, inició a su pueblo en el gusto por la guerra, la vida militar y las conquistas.

Gracias a su ayuda, Tezozómoc, su suegro, se transformó en el señor más poderoso del Valle de México; además consigiò que los tributos fueran simbólicos. Inició las conquistas.

gobernantes

CHIMALPOPOCA “Escudo que Humea” (1397-1427)

Fue el Tercer Tlatoani Azteca, hijo y sucesor de Huitzilihuitl en 1417. Como tlahtoani de Tenochtitlan, era vasallo -y nieto por parte de madre- de Tezozómoc de Azcapotzalco, huey tlahtoani (emperador) tepaneca, y bajo su dominio participó en las conquistas tepanecas, entre ellas la de Chalco. A la muerte de Tezozómoc, le sucedió su hijo Maxtla en el trono de Azcapotzalco. Fue entonces cuando estalló una revuelta interna en el Imperio Tepaneca, pues una serie de señores subordinados se levantaron contra Azcapotzalco y sus acólitos, dando muerte a Chimalpopoca entre otros señores tepanecas, y dando un giro al centro hegemónico del imperio, que de Azcapotzalco pasará a México-Tenochtitlan. El principal líder de aquellos rebeldes era Izcóatl, de la dinastía real tenochca, que sucedió a Chimalpopoca (su víctima) en Tenochtitlan. Daba comienzo así el Imperio Azteca o Triple Alianza.

Durante su reinado se construyó el acueducto de madero que acarreaba el agua potable desde los manantiales de Chapultepec hasta Tenochtitlan. También construyó una calzada con bordos y terraplenes que conectaban la ciudad con Tacuba, tenía cortaduras y puentes de madera que eran retirados durante la noche.

Emperadores

IZCÓATL “Serpiente de Obsidiana” (1381-1440)

Fue el Cuarto Tlatoani Azteca, Hijo de Acamapichtili.

Durante su gobierno se realizó la primera gran etapa expansiva mexica. Antes de ser elegido tlatoahni se desempeñó como tlacochcálcatl (en náhuatl jefe de la casa de armas, es decir, el máximo cargo militar). Su ascenso ocurrió el 3 de abril de 1427. Ayudado por Tlacaélel, su cihuacóatl (vice-regente), se alió con Tlacopan y Texcoco. México-Tenochtitlan en ese entonces no tenía el poder militar para derrotar a los tecpaneca, así mismo, la alianza con Texcoco se debió principalmente, porque Maxtla tenía intenciones claras de conquistarla, aunado a que Nezahualcoyotl tenía pugna personal con el Rey tepaneca. Años atrás, Maxtla había dado muerte a su padre, Ixtlilxochitl, frente a sus propios ojos. Nezahualcoyotl tuvo que acudir a México-Tenochtitlan para pedir auxilio político a su tío Izcoatl, ya que Maxtla lo perseguía de manera constante. Por muchos años, Nezahualcoyotl tuvo cobijo por parte de la nobleza mexica. Posteriormente, Nezahualcoyotl recobraría Texcoco en contra de Azcapotzalco. Cuando Izcoatl le hace la guerra a Azcapotzalco, pide a Nezahualcoyotl una alianza, recordándole los días que el reino mexica le había dado resguardo. Con ello, Tlacopan, que era una pueblo básicamente mexica, se formó una triple alianza, cuyos ejércitos Izcoatl dirigió personalmente en las batalla contra de los tepanecas. 15 días después del inicio de la batalla, Maxtla es derrotado por la Triple Alianza, y a comienzos del 1428 se dio por terminado el dominio tepaneca en el Valle de Anáhuac, siendo Azcapotzalco quemada y saqueada y convertido en un mercado de esclavos.

En ese momento se constituyó la Triple Alianza con Texcoco y Tlacopan como altepetl independientes y reservado el mando militar a Tenochtitlan.

México-Tenochtitlan, bajo el gobierno de Izcóatl y el genio de Tlacaelel, conquistó a los altépetl de Mixcoac, Atlacohuayan (Tacubaya), Huitzillopochco (Churubusco), Xochimilco, Teotihuacan y Otompan en 1430,Coyoacán en 1431, Míxquic en 1432, (Tláhuac) en 1433 y Cuauhnáhuac en 1439. Durante esta etapa se construyeron la calzada de Tepeyacac que unía a Tenochtitlan con la ribera norte del lago y los templos del Cihuacoatl y una ampliación adicional (etapa IV) del Templo Mayor dual a Huitzilopochtli y Tlaloc.

La acción más trascendente junto a la campaña militar contra Azcapotzalco fue la reforma religiosa mexica, impulsada por los tlamatinime mexicas encabezados por Tlacaelel. En ella realizó una destrucción de los repositorios de amoxtli (libros, códices), principalmente del tipo xiuhámatl, es decir, aquellos que consignaban hechos históricos del pasado mexica para crear una serie de conceptos cosmogónicos y cosmológicos sustentantes del origen mítico mexica (como la Leyenda de los Soles, la mayor parte de la teogonía mexica y el origen mítico de Aztlán) y como herederos de la toltecáyotl, es decir, de un linaje tolteca y de la toltequidad, la condensación de los avances civilizatorios mesoamericanos que incluían un lenguaje y discurso iconográfico homogéneo, arte, cultura y usos y costumbres heredados de los pueblos mesoamericanos del Altiplano y heredados de un núcleo religioso milenario. Entre lo reformado está también la promoción definitiva de la importancia sanguínea y del sacrificio humano para la existencia misma del universo (hecho que inició hacia el Epiclásico en las sociedades de Mesoamérica y de la vocación bélica de los mexicas.

Su sucesor fue Moctezuma Ilhuicamina o Moctezuma I, que continuó la expansión de México-Tenochtitlan.

cuauhtemoc

MOCTEZUMA ILHUICAMINA “El Flechador del Cielo” (1398-1469)

Fue el Quinto Tlatoani Azteca. Tambien Conocido como “Huehue Motecuhzoma”, Moctezuma el Viejo.

Como hijo del emperador Huitzilíhuitl, asumió en 1417 el mando del ejército, el cual mantendría durante los reinados de su medio hermano Chimalpopoca (1417-1427) y su tío Izcóatl (1427 – 1440). A la muerte de éste último, Moctezuma Ilhuicamina fue elegido soberano del estado mexica bajo el cual inició una era expansionista, la cual contó con la ayuda de sus clásicos aliados, los pequeños señoríos de Texcoco y Tlacopan. Luego de haber derrotado a Cuauhtlatoa, rey de Tlatelolco, el cual había intentado hacerse del gobieno, someter a Atonal, señor de Coixtlahuaca en 1461, y destruir las ciudades de Chalco y Tepeaca, extendió sus dominios hacia las zonas de Guerrero, Hidalgo, Puebla, Oaxaca y parte de Veracruz, dominando todo el altiplano de Anáhuac.

Con estas victorias pudo afianzar un poder absoluto, teocrático, frente a la predominante influencia de la nobleza militar y sacerdotal. Sin embargo, le fue imposible evitar que una serie de catástrofes naturales, tales como inundaciones y hambrunas, devastaran su imperio, lo cual terminó recayendo en una nueva ola de sacrificios humanos para aplacar la ira de los dioses. Debido a eso, se dio inició a las llamadas guerras floridas (1450), las cuales fueron campañas anuales contra las ciudades independientes de Tlaxcala y Huejotzingo que eran destinadas a capturar prisioneros para sacrificarlos en sus rituales. A partir de 1456, cuando todos los impedimentos se vieron superados, el Estado azteca recobró la prosperidad y su capital, Tenochtitlan (actual Ciudad de México), se encontró con una época de esplendor económico y artístico sin precedente alguno. A pesar de su carácter severo y autoritario y de su incapacidad de dar al imperio una administración eficiente, Moctezuma I pudo ganarse la estima y el respeto de sus súbditos y conservarlo hasta la muerte.

Amplió el territorio de la Triple Alianza. Organizó un sistema de tributos que permitió a Tenochtitlan convertirse en una ciudad muy poderosa.

Su Sucesor fue Su Hijo Axáyacatl.

tenochtitlan

AXAYÁCATL “Cara de Agua” (1445-1481)

Fue el Sexto Tlatoani Azteca, Hijo de Moctezuma I.

Bajo su mandato, en 1473 Moquíhuix tlatoani de Tlatelolco fue acusado de dar malos tratos a una de sus esposas, proveniente de la nobleza mexica y además de haber usurpado el poder, por lo que los tenochca les declararon la guerra. El motivo real subyaciente detrás del conflicto con su vecino y más cercano aliado fue el comercio a distancia controlado por los tlaltelolcas. Moquihuix buscó infructuosamente el apoyo de los enemigos de los tenochcas. El hecho causó la pérdida de la autonomía de México-Tlaltelolco. Los tlaltelolcas pocos años después de la fundación de Tenochtitlan se separaron formando un altepetl autónomo en el islote de México-Tlaltelolco. Se desató una batalla sangrienta, probablemente provocada por los mexicas para tomar el control del importante mercado de esa ciudad. Los tlatelolcas se atrincheraron en su Templo Mayor, de donde Moquihuix, derrotado fue lanzado gradas abajo. Sobre los tlaltelolcas fueron altos tributos, se repartieron sus tierras y fue impuesto un gobernante mexica.

En 1475 se revelan los matlatzincas de la provincia de Cuetlaxtlan y Axayácatl tiene que volver a someterla. El idioma matlatzinca era la lengua dominante en el Estado de México, oriente de Michoacán, norte Guerrero y algunos puntos de Morelos. La conquista de Axacáyatl tuvo importantes repercusiones en el centro de México, ya que la lengua de los matlatzincas empezará a retroceder a expensas del náhuatl.

Axacáyatl también logró otras nuevas conquistas, aunque fracasó ante los organizados purépechas (los tarascos), la campaña militar comenzó bien conquistando varias ciudades del valle de Toluca, siendo la última ciudad la de Xiquipilco en 1477, pero los purépechas doblaban en guerreros a las tropas aztecas (40 000 soldados frente a cerca 20 000). Durante todo un día en Charo, estuvieron luchando, los purépechas no retrocedieron ni un centímetro, y en ella cayeron muchos nobles mexica así como guerreros águila de la Triple Alianza.

La derrota mexica fue contundente y solamente consiguieron regresar a Tenochtitlan cerca de 1000 soldados, escapando de manera vergonzosa y siendo perseguidos por los purépechas hasta Toluca. Axayácatl nunca pudo levantar la cabeza tras humillante derrota. Sólo logro conquistar las siete capitales de la provincia de Tochpan (hoy Tuxpan, Veracruz) en 1480.

Mandó tallar la “Piedra del Sol”.

Fue sucedido por su hermano mayor Tizoc.

prehispanicos

TIZOC CHALCHUIHTLATONA ” Pierna Agujerada con Esmeraldas” (1436-1487)

Fue el Septimo Tlatoani Azteca, sucesor de su hermano Axayácatl, especialmente dedicado a la vida religiosa y con escaso éxito en la expansión militar, que tuvo un reinado relativamente corto (1481-1486).

Era hijo primogénito de Moctezuma Ilhuicamina y hermano de Ahuízotl y de Axayácatl. Fue elegido tlatoani en 1481 luego de la muerte de éste.

Su primera campaña, el ataque a la ciudad de Meztitlan, resulto una derrota, y a pesar de las catorce campañas militares que emprendió, no pudo acrecentar los dominios de la Triple Alianza. Esto inclinó a Tízoc’ a dedicarse más a administrar y “educar” lo conquistado, que a conquistar nuevos pueblos.

Este pacifismo provocó algunas sublevaciones, como la de Tollocan, que fue apaciguada levemente, comparando con los crueles aplastamientos de la Triple Alianza.

Por otra parte, emprendió conquistas hacia Veracruz y Oaxaca. Mando construir un monolito conocido como “La piedra de Tizoc” que remorase las conquistas de Tamajachco y Miquitlan en territorio huasteca, Atezcahuacán, en Puebla, o Otlappan, en Guerrero. Sin embargo, algunos historiadores atribuyen muchas de las conquistas no a Tizoc mismo sino a sus antecesores.

Mandó la reconstrucción del Templo Mayor de Tenochtitlan intentando conseguir la protección de los dioses, tarea completada por Ahuitzotl en 1487, y desarrolló el primer sistema de correos del imperio.

Promovió la medida en principio bien acogida de sumar al estilo de vida mexica a los pueblos sometidos, pero en unos cuantos años, al ver los costes de dicha empresa, y al encontrarse limitados a unos tributarios cada vez más domesticados, pero menos pagadores y cada vez menos respetuosos se vio la imposibilidad de su continuación.

El carácter insípido y los insuficientes éxitos del tlatoani catalizaron la intriga contra él que supuestamente se fraguó con su envenenamiento por una conjura los miembros de su corte Techoylala y Maztla, señores de Tlachco e Iztapalapa respectivamente.

Tras su muerte, la corte se reunió inmediatamente para elegir a su hermano menor Ahuízotl (1486-1502), un prometedor tlatoani.

Los Huey Tlatoanis Aztecas

AHUIZOTL “Perro de Agua ” (1486-1502)

Fue el Octavo Tlatoani Azteca.en un tiempo relativamente corto, a dominar prácticamente todo el centro y sur de México (Guatemala incluida, desde el Golfo de México hasta el océano Pacífico). Los guerreros Mexicas eran acicateados por la figura de su Tlatoani, un gobernante verdaderamente guerrero que no dudaba en ir al frente de las batallas.

Ahuízotl no solo fue un gran guerrero, sino también un fuerte líder religioso, un buen diplomático y hasta un reputado economista, ya que además de ampliar su imperio por la fuerza, supo convencer y comerciar con los pueblos vencidos, abriendo las puertas del imperio a pueblos más alejados.

Fue conquistador por excelencia. Construyó un acueducto para llevar agua de Coyoacan a Tenochtitlan, esto provoco una inundación en la que accidentalmente murió.

Al parecer sus restos acaban de ser encontrados debajo del monolito de Tlaltecuhtli. Recientemente un equipo de arqueólogos mexicanos encontrón lo que podría ser su tumba en un predio ubicado en las calles de Argentina y Guatemala, a un lado del Templo Mayor, lo trabajos de excavación están en proceso, es un gigantesco monolito con la imagen de Tlatecutli, y la fecha diez conejo, además de la ubicación lo que motiva especulaciones en el sentido de que se trata de la tumba del último gobernante azteca en ser enterrado de acuerdo a los rituales tradicionales antes de la llegada de los conquistadores españoles.

Después de Ahuízotl le sucedió en el poder Moctezuma Xocoyotzin.

Aztecas

MOCTEZUMA XOCOYOTZIN “El Señor Joven” (1466-1520)

Fue el Noveno Tlatoani Azteca, hijo de Axayácatl e Izelcoatzin, hija de Nezahualcóyotl y Nieto de Moctezuma I fue el gobernante de la ciudad mexica de Tenochtitlan cuyos dominios se extendieron a las ciudades de Texcoco y Tlatelolco desde 1502 hasta 1520, al arribo de los españoles. Fue elegido tras la muerte de Ahuízotl, quien falleció durante la inundación de 1502. Tenía preparación militar ya que fue tlacochcálcatl (jefe militar) durante campañas militares de Ahuizotl. Ya electo, mantuvo una política enérgica incluso hacia lo interno e implementó mecanismos para centrar el poder en su persona. Al momento de recibir el poder, los altépetl (señoríos) sometidos numéricamente eran muchos y tributaban altas cargas económicas, pero se encontraban dispersos en zonas geográficas que contenían regiones enemigas como Tlaxcala, algunos señoríos de Xoconochco y los purépechas, por lo que enfocó su aparato militar al sometimiento de dichos altepetl poderosos, lo cual no consiguió en definitiva.

Las reformas hechas por Izcóatl y su cihuacóatl Tlacaélel impusieron una etiqueta real que incluía la casi nula posibilidad de que el pueblo común lo viera, e incluso su círculo más cercano no podía verle a los ojos, debía hablarle en voz baja y entrar al recinto en donde despachaba descalzo al igual que todos en el salón del icpalli (silla real) Como gobernante del más poderoso Estado del Posclásico Tardío, tuvo en sus obligaciones el sostenimiento de los órdenes cortesano, urbano e incluso universal. Las creencias religiosas de Mesoamérica sustentadas en el régimen zuyuano implicaban la posibilidad de semi divinizar a cualquier persona (como los sacrificados), dado que el influjo divino podía convertir a un ser humano en un vaso mundano del dios y actuaba en el de forma natural en la fisiología corporal, causando la acción enfermedades, estados de ánimo, suerte o infortunio. De esta forma, después de un largo proceso de ayuno, conocimiento e investidura en varios meses y etapas, el joven noble se convertía en nuevo huey tlatoani, recibía las armas reales y poseía en sí mismo los atributos del dios tutelar Huitzilopochtli, teniendo a su cargo la garantía de la continuidad del mundo mismo, preservar el orden terrenal y celeste basado en el tlatocayotl, literalmente el conocimiento supremo heredado de los toltecas o lo que podríamos designar como el conocimiento heredado y surgido de otros pueblos mesoamericanos.

En la primavera de 1519, al recibir la noticia de la llegada de extraños a la costa este del actual México, Moctezuma Xocoyotzin envió embajadores presididos por cinco nobles mexicas para investigar los relatos. Siguiendo sus detalladas instrucciones, los emisarios llevaban tres conjuntos de atavíos: uno asociado a Tezcatlipoca, otro de Tláloc, y otro de Quetzalcóatl. Cada dios nahua tenía elementos de atavío específicos, y Moctezuma creía que Cortés podía estar relacionado con Quetzalcóatl, y pensaba que si el español permitía que lo adornasen con sus atributos quedaría probado que tal relación era cierta, puesto que nadie osaría dejarse ornar de tal forma sin estar autorizado para ello por la deidad. Acaso por pura casualidad, Cortés se mostró complacido cuando lo vistieron con el traje de Quetzalcóatl. Esto aterrorizó a Moctezuma Xocoyotzin, que envió ricos presentes para evitar que se acercaran los españoles. Pero los regalos sólo excitaron la codicia de los invasores. Otros intercambios con los españoles dieron lugar a nuevas casualidades de interpretación religiosa que alimentaron el pánico místico del tlatoani: un casco militar oxidado enviado por Cortés con el encargo de que lo llenaran de oro resultó ser idéntico a una prenda de Huitzilopochtli. Tras la alianza con los tlaxcaltecas y la matanza de Cholula, Motecuhzoma envió a un embajador llamado Cihualpopoca (o Tzihualpopoca), que se hizo pasar por el propio Motecuhzoma, suplantación descubierta por intuición de Cortés e información de sus recién adquiridos aliados tlaxcaltecas.

El 8 de noviembre de 1519, se encontró con Cortés, convencido de que era el Dios Quetzalcóatl.

Moctezuma Xocoyotzin cedió ante todas las solicitudes de Cortés ya que no pudo reunir un ejército lo bastante grande como para poder vencerlo. Sus 400 hombres con 40 caballos, y más de 3000 aliados Tlaxcaltecas fueron alojados en el suntuoso palacio de Axayácatl. Las imágenes de los dioses mexicas fueron derribadas y sustituidas por imágenes cristianas, se limpió la sangre de los sacrificados y se suprimió el sacrificio humano. A los españoles se les dieron gran cantidad de presentes y se supone que, entre otros, se les entregó el ahora conocido como penacho de Moctezuma. Moctezuma aceptó ser bautizado y declarado súbdito de España, donde todavía viven sus descendientes, los condes de Miravalle. (Hay fuentes que aseguran que nunca fue bautizado y que simplemtente era prisionero de los españoles).

El 29 de junio de 1520, en un intento para sofocar el violento tumulto, Moctezuma se asomó a la balconada de su palacio, instando a sus seguidores a retirarse. La población contempló horrorizada la supuesta complicidad del emperador con los españoles, por lo que comenzaron a arrojarle piedras y flechas que lo hirieron mortalmente, falleciendo poco tiempo después del ataque. Según la versión española, Moctezuma moriría a consecuencia de sus heridas. Según una versión azteca, recopilada por Bernardino de Sahagún, todos los nobles aztecas que se encontraban en poder de los españoles fueron ejecutados bajo el garrote al dejar de ser útiles, posteriormente al recoger sus cuerpos, que fueron arrojados a la calle, el cuerpo de Moctezuma mostraría heridas de espada. La muerte por la lapidación de sus súbditos parece ser la más aceptada entre los historiadores actualmente.

Durante la huida de los españoles, 30 de junio de 1520 perdieron cerca de la mitad de los soldados castellanos y casi todo el oro que habían obtenido y tuvieron que refugiarse entre los tlaxcaltecas. Entretanto su hermano Cuitláhuac fue elegido como sucesor de Moctezuma II.

Fue el Decimo Señor Azteca, Hijo de Axayácatl y Hermano de Moctezuma II, Era el Señor de Iztapalapa.

En junio de 1520 ya se encontraba prisionero de Hernán Cortés por haber tramado un levantamiento en contra de los españoles. Cuando Cortés regresó después de haber derrotado en Zempoala a Pánfilo de Narváez, encontró que Tenochtitlan se había sublevado con motivo de la matanza hecha en el Templo Mayor ordenada por Pedro de Alvarado.

Cortés exigió a Moctezuma Xocoyotzin que restableciera el mercado y volviese el pueblo a la tranquilidad. Entonces, a petición de Moctezuma, Cortés puso en libertad a Cuitláhuac para que se encargase de arreglar las cosas. Mas éste, al quedar libre, encabezó el levantamiento y atacó con tal fiereza el cuartel donde estaban los españoles y sus aliados que Cortés, temeroso de ser completamente aniquilado, exigió a Moctezuma que subiese a la azotea del palacio para arengar a sus súbditos mexicas y pedirles se mantuvieran en paz. Existe la teoría de que Moctezuma fue herido en aquella ocasión de una pedrada y a los dos días murió. Sin embargo, otros historiadores mencionan que los españoles ya habían matado a Moctezuma, o que en ese momento le dieron muerte.

Desaparecido el tlatoani, los nobles mexicas y los sacerdotes eligieron inmediatamente a Cuitláhuac como su gobernante y jefe de la guerra. Este desplegó una gran actividad para alistar tropas, buscar alianzas con algunos pueblos y tratar de destruir a los invasores.

Cuitláhuac fue el estratega principal de los combates que dieron la victoria a los mexicas en la llamada Noche Triste (30 de junio de 1520) y quien ordenó, que en su homenaje de coronación, fueran sacrificados todos los españoles y aliados que cayeron prisioneros en el palacio de Axayácatl, a donde la retaguardia de los conquistadores había regresado cuando se hundió el puente portátil que colocaban para pasar las zanjas.

Sin embargo, la viruela acabó con la vida de Cuitláhuac en noviembre de 1520, a solo unas semanas de lograr vencer a los españoles. Había reunido ya un ejército de tres divisiones con un total de más de 500,000 soldados, miles de veces más numerosos que las fuerzas de Cortés, incluso más que las fuerzas españolas totales instaladas en Cuba. Cuitláhuac murió a los 44 años de edad. La viruela era una enfermedad desconocida hasta entonces en América y fue traída por los españoles que venían en la expedición de Pánfilo de Narváez.

Emperadores

CUAUHTÉMOC “Águila que Desciende” (1496-1525)

Fue el Onceavo y Ultimo Emperador Azteca, Hijo de Ahuizotl. Cuauhtémoc se dio a la tarea de reorganizar el ejército mexica, reconstruir la ciudad y fortificarla para la guerra contra los españoles, pues suponía que éstos regresarían a pelear contra los Aztecas. Envió embajadores a todos los pueblos solicitando aliados, disminuyendo sus contribuciones y aun eliminándolas para algunos.

Los españoles regresaron un año después de haber sido expulsados y con ellos venía un contingente de más de cien mil aliados indígenas, la mayoría de ellos tlaxcaltecas, históricamente enemigos de los mexicas.

Después de sitiar Tenochtitlán por 90 días, el 13 de agosto de 1521, los españoles, que eran comandados por Hernán Cortés, lo capturaron en Tlatelolco.

La canoa en la cual huían de Tenochtitlan él, su familia y sus más allegados guerreros, fue alcanzada por un bergantín español piloteado por García Holguín. Cuauhtémoc exigió ser llevado ante “Malinche” (así llamaban a Cortés los mexicas, que es un término patronímico de Malintzin su concubina indígena).

Una vez en su presencia, señalando el puñal que el conquistador llevaba al cinto, le pidió que lo matara con él, pues no habiendo sido capaz de defender su ciudad y a sus vasallos, prefería morir a manos del invasor.

A Cortés no le interesó en ese momento la muerte de Cuauhtémoc. Prefería utilizar ante los Aztecas su dignidad de Tlatoani, ahora subsidiaria del emperador Carlos V y del propio Cortés. Así lo hizo con éxito, aprovechando la iniciativa y el poder de Cuauhtémoc para asegurar la colaboración de los mexicas en los trabajos de limpieza y restauración de la ciudad. En los cuatro años que siguieron, la administración codiciosa por parte de los españoles, la desconfianza en Cortés, y los temores del propio Cortés, le llevaron repetidamente a tomar decisiones indignas y finalmente le llevaron a aprobar el tormento y la muerte del último tlatoani azteca.

Primero fue el tormento, surgido de la codicia del oro: Bernal Díaz del Castillo, en su Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España narra detalladamente cómo cundió la desconfianza entre los españoles, al desmentir tercamente la realidad sus soñadas riquezas. El oro que habían obtenido en total (83 200 castellanos) no era suficiente para repartir de forma satisfactoria entre toda la tropa española, por lo que iniciaron suposiciones por parte de los mandos para obtener más oro. Algunos españoles juzgaron que después de la Batalla del Canal de los Toltecas, los aztecas habían recuperado el botín y lo habían echado a la laguna o lo habían robado los tlaxcaltecas o bien los propios soldados españoles. De ahí que fueran los oficiales de la Real Hacienda, y sobre todo el tesorero Julián de Alderete, y no Cortés, que se limitó a consentirlo, los que ordenaran —Bernal Díaz y López de Gómara así lo argumentan — el tormento de Cuauhtémoc y Tetlepanquetzaltzin. De acuerdo a los libros de Díaz del Castillo, López de Gómara y las acusaciones hechas a Cortés posteriormente en su juicio de residencia coinciden en que fueron torturados mojándoles los pies y las manos con aceite y quemándoselos. Según Bernal, Cuauhtémoc confesó que cuatro días antes “que le prendiesen lo echaron en la laguna, así el oro como los tiros y las escopetas que nos habían tomado a la postre a Cortés, y fueron a donde señaló Guatemuz a las casas en que solía vivir”, de donde los españoles sacaron “de una como alberca grande de agua un sol de oro como el que nos dio Moctezuma”.

cuauhtemoc

Fuentes posteriores atribuyeron a Cuauhtémoc sin respaldo alguno un estoicismo pleno mostrado por Cuauhtémoc en ese trance. El libro escrito por López de Gómara refiere que el “señor” que le acompañaba en la tortura le pidió permiso para hablar y cesar el tormento, a lo que Cuauhtémoc le miró con ira y lo trató con desprecio diciéndole: «si estaba él en algún deleite o baño». Una novela histórica escrita por Eligio Ancona en 1870 popularizó la variante “¿Estoy yo acaso en un lecho de rosas?”.

Tras el episodio de la tortura, Cuauhtémoc quedó tullido y cojeó, las heridas de Tetlepanquetzaltzin fueron peores. El doctor Cristóbal de Ojeda fue quien curó las heridas al tlatoani. Años más tarde el médico declaró, durante el juicio de residencia de Cortés, que en el incidente se dio tormento a Cuauhtémoc “quemándole los pies e las manos”. El huey tlatoani vuelve sorprendentemente a su papel de noble mexica respetado y bien tratado, pero cautivo, cuyo prestigio y autoridad utiliza Cortés para el gobierno de los vencidos.

Como todos los súbditos recién conquistados, se intentó convertirlo al cristianismo, pero solo lo consiguieron hasta el día que le dieron muerte. Si seguimos a Héctor Pérez Martínez, su nombre católico habría sido el de Hernando de Alvarado Cuauhtémoc; otras fuentes citan sólo el de Hernando o Fernando. Los conversos recibían el nombre de los padrinos, y Pérez Martínez supone que los de Cuauhtémoc fueron el propio Hernán Cortés y Pedro de Alvarado.

En 1524, Cortés emprende viaje a las Hibueras (Honduras), en busca de uno de sus capitanes, Cristóbal de Olid. No es un viaje de rescate, sino de persecución: Cortés tiene constancia de que Cristóbal de Olid puede haberse confabulado con su viejo enemigo, el gobernador de Cuba Diego Velázquez, para poblar, conquistar y sobre todo obtener oro u otras riquezas en el sur, ignorándolo a él. Sabe Cortés que Cristóbal de Olid lo traiciona, de la misma forma en que él traicionó seis años antes a Diego Velázquez.

La expedición, enorme y cortesana, incluye desde ministriles (músicos de viento de la época) hasta médico y cirujano, pasando por suntuosas vajillas y cuberterías, y una piara que cierra la comitiva, para asegurar el avituallamiento. El contingente militar es, como ocurrió a lo largo de la conquista, más indígena que español, y en esta expedición más azteca que tlaxcalteca o de otros pueblos. No es de extrañar por tanto que en la expedición viajen varios notables aztecas, seguramente como mandos militares de esa tropa, y posiblemente también como embajadores y facilitadores de las relaciones con los pueblos de la ruta: Cuauhtémoc y Tetlepanquetzal son dos de ellos.

Una vez más, el miedo hará que Cortés tome una decisión indigna, criticada por sus soldados según nos cuenta Díaz del Castillo. Tras un año de viaje, y en un momento crítico para la expedición le llegan rumores de que Cuauhtémoc está conspirando en contra de los españoles, decidido a atacarlos. Según Cortés, un tal Mexicalcingo, (“Ciudadano honrado de esta ciudad de Temixtitlan” escribe Cortés a Carlos V, aclarando además que tras su bautizo se llama Cristóbal) se dirigió al capitán español para narrarle una larga, y un tanto fantasiosa, historia de conspiración de Cuauhtémoc, que se iniciaría con el asesinato de Cortés, continuaría con la rebelión contra los españoles en todo el país, y terminaría con el bloqueo de México… “hecho esto, pondrían en todos los puertos de la mar recias guarniciones de gente para que ningún navío que viniese se les escapase”. No se sabe si Cortés magnificó en su quinta carta de Relación el alcance de la conspiración, para justificar la ejecución una vez consumada. El hecho es que sintiéndose vulnerable, decidió mandar ahorcar a Cuauhtémoc y al cacique de Tacuba, Tetlepanquetzal, que volvieron a encontrarse ante el verdugo. Esto ocurrió el 28 de febrero de 1525, en un lugar del estado de Tabasco perteneciente a la provincia maya de Acalán identificado con el nombre de Canitzán (en el actual municipio tabasqueño de Tenosique). El cadalso debió ser una ceiba, árbol sagrado de los mayas. Habían pasado cuatro años desde el fin del sitio de Tenochtitlan, y quizá los mismos desde que se torturó quemándoles los pies a los caciques a los que ahora se ejecutaban. El cuerpo de Cuauhtémoc fue trasladado en secreto desde Itzankanac cerca de Tabasco, hasta lo que hoy es nuestro estado de guerrero, de donde era originaria su familia materna, por lo que los relatos dicen que entro a lo que hoy es el estado de guerrero por Ixcateopan de la montaña cerca de Huamuxtitlán, donde todavía se conserva la tradición de ser el lugar donde descansaron el cadáver y segun cuentan los abuelos que ahi dejaron sus restos para poder engañar a los españoles.

Tanto las fuentes españolas (Bernal Díaz) como las indias cuestionan los motivos aducidos por Cortés. Según Prescott, el propio Mexicalcingo negó posteriormente haber narrado la historia de la conspiración tal como la reflejó Cortés en su quinta carta al emperador.

Fernando de Alva Ixtlilxóchitl, un historiador mexicano del siglo XVII, avala la realidad de la conspiración. Diego López de Cogolludo relata en su obra “Cuauhtémoc confesó ser así, como los demás lo habían dicho; pero que no fue él principio de aquella consulta, ni sabia si todos fueron en ella ó se efectuaría, porque él nunca tuvo intención de salir con ello, que solo había pasado la conversación referida, Sin más probanzas, dice Bernal Diaz, que D. Hernando Cortés mandó ahorcar á Cuauhtemoc, al señor de Texcoco y al Señor de Tlacopan; pero la Historia General de Herrera dice, que fue dada sentencia mediante proceso jurídico, y sentenciados á ahorcar Cuauhtémoc, Couanoctzin y Tetepanquetzal.”

Fuente: http://www.taringa.net/posts/info/12938509/Los-Huey-Tlatoanis-Aztecas.html

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios

Los comentarios están cerrados.