José María Queipo del Llano Ruiz de Saravia ( EL CONDE DE TORENO (1786- 1843)

José María Queipo del Llano Ruiz de Saravia (26 de noviembre de 1786, Oviedo- 16 de septiembre de 1843, París) VII Conde de Toreno y vizconde de Matarrosa, Grande de España.Hijo de José María Queipo del Llano (vízconde de Matarrosa como primogénito de la casa de Toreno) y de Dominga Ruiz de Saravia (de familia noble con grandes propiedades en Cuenca). Único hijo varón, tuvo cuatro hermanas (una de ellas se casó con el general Juan Díaz Porlier). Cursó estudios de Humanidades y Ciencias en Cuenca, Salamanca y Madrid. Establecidos sus padres en Madrid en 1797, entra en contacto con los escritores liberales Agustín Argüelles, José Fernández Queipo y Ramón Gil de la Cuadra.

Tras los sucesos del 2 de Mayo de 1808, de los que fue testigo, Toreno se incorporó a la Junta General del Principado de Asturias junto a su Procurador General, Alvaro Flórez Estrada. El 25 de Mayo la Junta se autoproclamó soberana, declaró la guerra a Napoleón y decidió enviar a Londres una delegación, presidida por el Conde de Toreno, con el encargo de recabar el apoyo británico a la lucha contra el invasor. Tras cumplir su cometido, Toreno se trasladó a Sevilla, sede de la Junta Central y luego a Cádiz. En las Corte su participación fue muy notable, casi siempre al lado de Agustín Argüelles, con el que compartió vivienda. Toreno defendió la abolición de los señoríos, siendo él señor de varios, de las pruebas de nobleza para acceder al ejército, del voto de Santiago, del Tribunal de la Inquisición, y la elaboración de un texto constitucional no muy distinto al francés de 1791, basado en la soberanía nacional y en la división de poderes. Toreno llegó a sostener en Cádiz algunas medidas que no se atrevieron a defender los demás liberales, como la de prohibir al monarca el veto de las leyes aprobadas en Cortes, incluso de forma meramente suspensiva, como establecía la Constitución de 1812.

En 1814 Toreno se exilia en Londres. Allí se entera de que Fernando VII le había condenado a muerte y confiscado sus bienes. De Londres se traslada pronto a París, en donde la policía francesa le detiene y encarcela durante dos meses, acusado de estar implicado en la abortada conspiración que el desdichado Porlier, su cuñado, había dirigido en La Coruña. En la capital de Francia traba amistad con destacados políticos, lo que le permite conocer de primera mano el liberalismo europeo post-napoleónico y doctrinario.

En 1820, tras el pronunciamiento de Riego, Toreno regresa a España, convertido en un liberal “moderado” que se opone a los realistas y anticonstitucionalistas, pero se enfrenta también a los liberales “exaltados”.

El masón Antonio Alcalá Galiano describe en sus Memorias (Obras Escogidas, BAE 83-84, Madrid, 1955, Segunda parte, capítulos IX y XI) las actividades masónicas del conde de Toreno, probablemente afiliado a la Logia “La Templanza” de Madrid cuya tibieza política (no en vano estaba integraba por los liberales más moderados como Arguelles), supuso su alejamiento momentaneo del Gran Oriente de España dominado por los exaltados. De hecho, como uno de los fundadores de la “Sociedad del Anillo”, se opone a la legalización de las “Sociedades Patrióticas” en contra del criterio de Flórez Estrada y de Martínez Marina, denuncia los abusos de la libertad de imprenta y se muestra partidario de amnistiar a los antiguos “afrancesados”. Su moderantismo le puso en el punto de mira de los sectores más demagógicos del liberalismo exaltado que intentaron asesinarle en 1822, después de pronunciar un discurso.

Tras su exilio parisino, Toreno vuelve a España en 1833, poco antes de la muerte de Fernando VII, al amparo de una amnistía otorgada por María Cristina. Es ya un convencido liberal “moderado”. Martínez de la Rosa, después de aprobado el Estatuto Real, le nombra Ministro de Hacienda a mediados de 1834.

Casado en 1835 con María Pilar Gayoso de los Cobas y Téllez Girón, hija de los marqueses de Camarasa (uno de sus hijos, Francisco de Borja, escritor y político, fue ministro de Fomento y Estado con Antonio Cánovas del Castillo).

En Junio de 1835 la Reina Gobernadora le nombra Presidente del Gobierno, que ejercerá tan sólo durante tres meses, pues en septiembre de ese año un Pronunciamiento auspiciado por los “progresistas”, herederos de los “exaltados” del Trienio, lo desplaza del poder. Durante ese trimestre Toreno centra su acción de gobierno en el arreglo de la Hacienda para lo que continuó con la desamortización de los bienes eclesiásticos e incluso expulsó de nuevo a los Jesuitas. Esta medida ponía de relieve que su gradual conversión al liberalismo conservador era muy matizada. Lo mismo que su decisión de nombrar Ministro de Hacienda a Mendizábal, un conocido “progresista”, que acabó sustituyéndolo al frente del Gobierno en Septiembre de 1835. El motín de La Granja, en agosto de 1836, le obligó a marcharse de nuevo al exilio huyendo de los “progresistas”.

Aprobada la Constitución de 1837, Toreno volvió a ser elegido diputado por Asturias. En 1838 ingresa como Académico numerario en la Real Academia de la Historia y María Cristina le nombra Grande de España de primera clase.

En 1840, tras el acceso al poder del General Espartero, Toreno, como buena parte del partido moderado, se vio obligado a exiliarse en París, de donde ya no regresó. Murió en la capital de Francia el 16 de Septiembre 1843 a los 56 años de edad.

Como historiador representa, junto a Antonio Alcalá Galiano, Andrés Borrego, Martínez de la Rosa y el marqués de Miraflores, la historiografía liberal moderada de época isabelina. Durante los diez años de emigración escribe en los periódicos franceses Constitutionnel y Courier (1825), viaja por toda Francia, Inglaterra, Bélgica, Alemania y Suiza y en 1827 comienza a preparar su gran obra, la Historia del levantamiento, guerra y revolución de España.

Algunas obras:

– Noticia de los principales sucesos ocurridos en España desde 1808 hasta 1814, por un español residente en París, París, Rougeron, 1820 (trad. francesa, París, Corread, 1820).

– Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, Madrid, Imp. de Don Tomás jordán, 18351837, 5 vals. (reed. París, Lib. Europea de Baudry, 18361838, 3 vols.; 2ª ed., Madrid, Imp. de Martín Alegría, 18471848, 4 vols.; Madrid, Imp. de Rivadneyra (BAE, 64), 1872, con reediciones en esta misma colección en Madrid, Imp. de los Sucesores de Hernando, 1907, 1910 y 1916; traducida al francés, París, Paulin, 18351838, y al italiano, Milán, 1838 y 1842; Y una selección, con prólogo de José María Quadrado, Madrid, Ediciones Atlas [Colección Cisnerosl, 1944).

– Discursos parlamentarios, Madrid, 1872-1881,2 vols.

Fuente: http://www.uned.es/dpto-hdi/museovirtualhistoriamasoneria/5historia_masoneria_espana/conde%20de%20toreno.htm

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios