El reino subterráneo: los túneles de Cu Chi – Vietnam

vietnam-cu-chi-tunnels


Los Túneles de Củ Chi (địa đạo Củ Chi) están ubicados en el distrito de Cu Chi a 40 kilómetros de la ciudad de Ho Chi Minh (ex Saigón). Si bien hoy en día son los más conocidos a nivel turístico, formaban parte de una extensa red de túneles que cubrían gran parte del país. Fueron construidos por campesinos que, al caer la noche, ponían manos a la obra. Lograron cavar 220 kilómetros de túneles en zig-zag que enlazaban las distintas aldeas. Allí llegaron a morir más de 10’000 personas contando hombres, mujeres y niños.

Recreación de la utilización de una bomba vieja estadounidense por el Viet Cong.

Recreación de la utilización de una bomba vieja estadounidense por el Viet Cong.

La red comenzó a construirse en 1945 durante la guerra colonial en contra de los franceses y fue extendida durante la Guerra de Vietnam, también conocida como la Guerra de Estados Unidos pese a que no estuvieron presentes ni en su comienzo ni en el final.
El norte comunista (Vietcong) era apoyado por la República Popular de China y la URSS mientras que el sur recibía ayuda de USA y otros países aliados. Recién en 1965 entraron tropas estadounidenses al país para retirarse en 1973 cuando era evidente su derrota. Vietnam del Sur fue vencido completamente en 1975.
Los túneles de Cu Chi tuvieron una gran importancia en la resistencia que presentó el Vietcong a las tropas norteamericanas. El líder del Vietcong, Ho Chi Minh, los utilizó como base de operaciones para la ofensiva del Tet (año nuevo oriental) en 1968.
Los vietnamitas se esfumaban por arte de magia al ser encontrados y los norteamericanos no entendían cómo lo hacían. Dejó de ser un misterio cuando un sargento los descubrió por casualidad. Pensó que había sido picado por un escorpión cuando en verdad se había sentado sobre una de las trampas colocada en una de las entradas. Intentó ingresar pero el túnel era demasiado estrecho por lo que lanzó una granada de humo. En ese instante se dio cuenta que se trataba de una red al ver como reaparecía el humo en diferentes puntos.
Dado el tamaño y la claustrofobia que producían los túneles, comenzaron intentando tácticas alternativas. Desde agua para ahogarlos y gases tóxicos (en esa época aún no había tratados internacionales que los prohibieran), hasta explosivos. Ninguno funcionó debido a que el sistema de túneles era mucho más intrincado de lo que pensaban y contaba con sistemas de defensa.

Parece un poco obvio que uno no va a caer en una trampa así pero estaban muy bien camufladas y el pasto alrededor no era el típico de cancha de golf como el de la foto.

Parece un poco obvio que uno no va a caer en una trampa así pero estaban muy bien camufladas y el pasto alrededor no era el típico de cancha de golf como el de la foto.

Por aquí pasaba un río. Debajo de él se encontraba este hueco que servía para guardar armas resistentes al agua proveídas por la URSS.

Por aquí pasaba un río. Debajo de él se encontraba este hueco que servía para guardar armas resistentes al agua proveídas por la URSS.

También jugó a favor del norte el ingenio de los vietnamitas en la lucha. Los perros cargados con bombas eran despistados, según cuentan, con uniformes del ejército contrario, jabones robados y pimienta que les arruinaba el olfato y lograban que las bombas estallaran en un lugar predeterminado por ellos. Otra ventaja era que al poder sentarse durante horas en cuclillas incluso para dormir y disparar, los norteamericanos apuntaban al pecho de un hombre erguido errando el blanco.
Ante los intentos fallidos, Cu Chi fue declarada zona de Guerra Abierta significando que contaban con la libertad de abrir fuego cuando quisieran. La zona fue bombardeada sin cesar durante días obligando a los integrantes del Viet Cong a permanecer dentro.
Los túneles están formados por un eje principal y ramas secundarias, que constan de tres niveles con hasta 10 metros de profundidad bajo tierra. El primer nivel era susceptible a los bombardeos. El segundo era el área de seguridad que debían alcanzar frente a un ataque aéreo. Había sido protegido con trampas de pinches venenosos, laberintos que conducían a ninguna parte, trampillas escondidas, trampas con granadas, estacas y serpientes venenosas. El tercer nivel, nunca descubierto durante la guerra, era donde estaban los almacenes de armas y comida, los hospitales, las salas de dormir y de reuniones, cuartos sociales, y los puntos de espera frente a largas ofensivas. Cada nivel tenía sistemas de ventilación independiente para evacuar el humo sin que sea detectado y de abastecimiento de agua.
Las trampillas, de 30 x 40 cm, sellaban los distintos niveles frente a gases tóxicos y solían estar tan camufladas que los intrusos creían que se trataba de un túnel corto o sin salida cuando continuaban muchos metros más. Las entradas importantes eran rodeadas de minas para ahuyentar al oponente. También había entradas falsas y recodos excavados en el suelo en forma de U con agua, utilizados en contra de gases tóxicos.

Para que tengan una idea del tamaño, aproveché cuando alguien colocó su pie. Cuando me metí no pude salir sin ayuda.

Para que tengan una idea del tamaño, aproveché cuando alguien colocó su pie. Cuando me metí no pude salir sin ayuda.

Restos de armamento estadounidense que el Viet Cong recolectó para su uso.

Restos de armamento estadounidense que el Viet Cong recolectó para su uso.

Me dijeron que es una bomba subterránea…

Me dijeron que es una bomba subterránea…

Con corredores de 50 x 80 cm y el aire viciado, la vida no era fácil. Allí se vieron obligados a llevar su vida cotidiana, con casamientos y nacimientos. La comida era escasa y las arañas, los mosquitos y las enfermedades abundaban. Los mosquitos pareciera ser inofensivos para nosotros pero ellos contaban con Malaria que diezmaba las tropas. Para poder levantar la moral de la gente se dictaban conferencias y hasta se encontró un helicóptero derribado que fue llevado dentro como motivación. Aún se encuentra allí pero no recibe visitas de turistas.
Otra forma de motivación era robar las provisiones del bando contrario, que además necesitaban para alimentar a su gente. Salían sigilosamente de los túneles con las sandalias al revés, robaban cosas de los campamentos y volvían de la misma forma para confundirlos y ganar tiempo. Con las yantas robadas construían sandalias nuevas. Todo se utilizaba ya que no contaban con demasiados insumos. Así también nació un próspero mercado de bombas norteamericanas sin detonar entre otras cosas. El lema del Vit Cong era “Lucharemos mil años más”. Eran el indiscutido reino de la noche, topos humanos que supieron resistir y tomar parte en la conquista del sur.

Sin el guía jamás me hubiera fijado en esa sandalia hecha con las cubiertas de los norteamericanos.

Sin el guía jamás me hubiera fijado en esa sandalia hecha con las cubiertas de los norteamericanos.

Si estuvieran bien pintados podrían pasar por tarros de miel, pero en verdad son bombas caseras vietnamitas.

Si estuvieran bien pintados podrían pasar por tarros de miel, pero en verdad son bombas caseras vietnamitas.

QUÉ VES EN UNA VISITA GUIADA

La primer visita es un tanto aburrida para aquellos que han investigado un poco sobre la guerra. En el interior de un bunker cavado en la tierra, te muestran un video documental con la visión Vietnamita. No se trata de un proyector sino de un televisor chico para el tamaño del lugar por lo que, si se está interesado, conviene llegar temprano y sentarse en las primeras butacas.

No sé si vale la pena el video pero al menos sirvió para escapar un poco del calor.

No sé si vale la pena el video pero al menos sirvió para escapar un poco del calor.

Una vez acabada la introducción, te pasean a través de recreaciones de la vida en los túneles que te dan una idea de cómo vivían, estudiaban, comían y planeaban los ataques. También te muestran los cráteres que dejaron las bombas norteamericanas y uno de los tanques al que te podés subir sin reparo alguno.
Quizás uno de los puntos fotográficamente más populares del recorrido es la pequeña trampilla de acceso a un túnel, perfectamente camuflada, en el que cada grupo se detiene (lamento decir que ni siquiera en la elección de la entrada es original la foto). Aquí suelen realizar un pequeño truco de sonido que a más de uno le ha hecho pegar un saltito (salí invicta por primera vez en la vida). Los más pequeños se animan a meterse y sacarse la foto mientras que muchos quedan a un lado dado que su físico no se los permite. Los vietnamitas son personas de contextura pequeña y armaron los túneles aprovechando esto.
La visita incluye una muestra de las distintas clases de trampas vietnamitas. El guía te muestra cómo funcionan y cómo se las esquiva. Casi todas utilizan el peso del cuerpo de la víctima para funcionar. Las trampas eran construidas con restos de las bombas enemigas que se fundían para reutilizar el metal.

¿Cuántos habrán muerto a causa de este tanque? No es un juguete. Quizás no tengo sentido del humor pero no me subí, ni siquiera lo pensé dos veces.

¿Cuántos habrán muerto a causa de este tanque? No es un juguete. Quizás no tengo sentido del humor pero no me subí, ni siquiera lo pensé dos veces.

Esta chica apenas entró y no era de las más robustas. También me metí para ver a qué se enfrentaban día a día las mujeres y los hombres del Viet Cong. Aún no me lo imagino.

Esta chica apenas entró y no era de las más robustas. También me metí para ver a qué se enfrentaban día a día las mujeres y los hombres del Viet Cong. Aún no me lo imagino.

Otra de las muchas trampas que ponían.

Otra de las muchas trampas que ponían.

Finalmente llega lo que muchos ansiaban, la oportunidad de ver uno de los túneles por dentro. El hecho de que fueran agrandados para el turismo sorprende cuando te das cuenta de que los hombros del que está delante chocan las paredes así intente, con el cuerpo, evitarlo. Caminar por esos pasillos húmedos que dificultan la respiración, agachado, sin luz más que la del celular (móvil) de los que recordaron bajarlos del bus, no es tan divertido como parecía al imaginárselo. Por ello es recomendable comenzar con el de menos profundidad.
La última parada: las trincheras. Aquí se puede ver algunos restos del armamento y disparar munición en el campo de tiro. Los que no deseen hacerlo deberán esperar pacientemente. Se puede disparar un AK-47 (arma del Vietcong) o una M-16 (USA). Las armas se disparan de bala en bala y les colocaron topes de cuero en el cargador para hacer que tengan menos retroceso. No disparé, pero al escuchar el ruido que hacen agradecí haber decido no hacerlo.

Bajando a los túneles. Lo primero que te dice el guía es que lo pienses bien y te metas en el de menor profundidad porque una vez dentro no podés dar la vuelta a causa de la gente que tenés detrás y el espacio reducido.

Bajando a los túneles. Lo primero que te dice el guía es que lo pienses bien y te metas en el de menor profundidad porque una vez dentro no podés dar la vuelta a causa de la gente que tenés detrás y el espacio reducido.

Precios por bala de cada arma disponible. Es increíble como de todo se hace un negocio.

Precios por bala de cada arma disponible. Es increíble como de todo se hace un negocio.

Cu Chi_ (12)

Fuente: http://www.hastaprontocatalina.com/el-reino-subterraneo-los-tuneles-de-cu-chi-vietnam/

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios

  1. ¡Vaya claustrofóbico! ¡Y más de 220 km de túneles! Me da muchísima pena la gente que tuvo que vivir en esas condiciones. Eran un buen escondite y permitió a muchos sobrevivir, pero aun así me da mucha pena…

    ¡Una entrada muy muy interesante!

    Un beso

    Me gusta

    • Es un pueblo subterráneo, una intrincada red de más de 200 kilómetros de túneles que llegan hasta las proximidades de Hochiminh (Saigón). Fue un duro campo de batalla durante muchos años en la Guerra del Vietnam, es más los norteamericanos aquí en la selva con la guerra de guerrillas perdieron la guerra.

      Un beso 🙄

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.