Ulises.


Héroe hijo de Laertes y de Anticlea, nieto de Autólico y hermano de Climena. Rey de Itaca; prototipo del ingenio, la habilidad y la audacia. Siendo un joven participó en una cacería, y fue herido en una rodilla por un jabalí, que le dejó una cicatriz que sirvió para después fuese reconocido por su nodriza, Euriclea.

Laertes envió a su hijo a Mesina, y allí encontró a Ifito, que le regaló el arco de su padre, Eurito; arco que sólo podía tensar el héroe. Vuelto a Itaca, casó con Penélope, hija de Icario de quien tuvo a Telémaco. Agamenón convenció a Ulises para que fuese a conquistar Troya. Inventó toda clase de engaños para librarse de ir a la guerra y sitiar Troya.

Fingió ataques de locura: intentó arar la arena del mar, sembrando sal en vez de trigo. Pero Palamedes, colocó a Telémaco, hijo de Ulises, en la dirección que éste debía abrir el surco y el padre levantó la reja para no dañar al pequeño, demostrando de esta manera que su demencia era fingida. Fue a Lemnos en busca de Filoctetes, que estaba en posesión de las flechas de Hércules, sin las cuales Troya no podía ser tomada.

ulises1Entró en Ilión y robó el paladio del templo de Minerva. Se apoderó de los caballos de Rheso, rey de Tracia, y le mató. A la muerte de Aquiles le fueron adjudicadas las armas de este héroe con preferencia a Ayax.

Cuando Troya fue tomada, Ulises se embarcó con rumbo a Itaca y anduvo errante durante diez años. Llegó a Sicilia donde el cíclope Polifemo le sorprendió a y lo encerró con sus compañeros en una cueva.

El rey de Itaca le emborrachó y una vez dormido vació con una estaca el único ojo del cíclope abandonando la cueva agarrado a las ovejas de Polifemo.

Ulises arribó a las islas eolias y el rey Eolo le dio unos odres en que estaban encerrados los vientos contrarios a su navegación. Al abrirlos los soldados de Ulises levantaron una tempestad que arrojó la flota a las playas de Campania, donde los antropófagos lestrigones, devoraron a tres de los compañeros de Ulises.

Ulises llegó a la isla de Ea, donde vivía la maga Circe que le retuvo un año a su lado. Resistió a las incitaciones de las Sirenas, sorteó los escollos de Escila y Caribdis y tomó tierra en Sicilia. Lampecia, hija de Apolo, guardaba los rebaños de su padre.

Acuciados por el hambre capturaron y degollaron bueyes y terneras. Apenas tuvo Apolo conocimiento de ello rogó a Júpiter que tomara venganza y cuando partieron en sus barcos, una tempestad hundió los bajeles. Ulises se salvó agarrado a un trozo de timón. Los vientos le arrojaron a la isla de Ogigia donde reinaba la ninfa Calipso, hija del Océano que le ofreció hacerle inmortal si prometía olvidarse para siempre de Itaca.

Pasaron años y Ulises continuaba en la morada de esta reina. Mercurio le reintegró a sus deberes de padre, de esposo y de rey. Al abandonar la morada de Calipso, se hizo a la vela con rumbo a su patria pero Neptuno, que no perdonaba la herida que había causado a su hijo Polifemo, desató un furioso huracán que hundió el navío de Ulises pudiendo conseguir llegar a la isla de los Feacios, cuyo rey Alcinoo le acogió afablemente y le equipó un bajel para que pudiera continuar su viaje.

Fuente: fuenterrebollo.com/

©Andrés Cifuentes

boton-home

Anuncios