Giorgione: El más misterioso de todos los pintores

Click en la imagen para ver más obras

Giorgione

Giorgio Barbarelli da Castelfranco, que fue probablemente su verdadero nombre, más conocido solo por su nombre de pila, Giorgione, nació en Castelfranco Véneto, Italia hacia 1477.

Fue uno de los más importantes representantes de la Escuela Veneciana.
Es probable que fuera discípulo del veneciano Giovanni Bellini.

A pesar de la enorme calidad de su obra, y de que se le atribuyen un buen número de ellas, solo seis tienen confirmada con certeza su autoría, por varios motivos, entre ellos que dejó varias inacabadas que fueron terminadas por otros, Tiziano entre ellos, y que son muy pocos los datos de su biografía que se conocen, es también una incógnita el significado de varios de sus cuadros, todo esto unido, ha hecho que sea uno de los pintores más enigmáticos de toda la historia del arte.

De entre las que se incluyen con autoría firmada están: el “Retablo de Castelfranco” de 1504, actualmente Castelfranco, Veneto, “Los tres filósofos”, en el Kunsthistorisches Museum de Viena, “La tempestad”, en la Academia, Venecia, y “Concierto campestre” de 1510, en Museo del Louvre de París.

Tiziano conoció a Giorgione en 1507, y hasta la muerte de éste en 1510 asimiló de tal modo su técnica de aplicar directamente los colores sin dibujo preliminar que apenas se distinguen las obras de ambos en esos años.

Su talento fue prontamente reconocido, según los documentos de la época, por el hecho de que en 1500, cuando sólo tenía veintitrés años, según la biografía de Giorgio Vasari, le fue encargado pintar los retratos del Dux Agostino Barbarigo y del Condotiero Consalvo Ferrante.
Entre 1507 y 1508 realizó junto a otros, entre ellos Tiziano, los frescos de la fachada del Fondaco dei Tedeschi, lo que era la sede de los mercaderes alemanes en Venecia.

La mayoría de las obras de Giorgione se componen con una figura o un grupo de figuras que se integran en paisajes amplios. Sus pinturas, a diferencia de otros contemporáneos, utilizan la luz de forma innovadora, logrando un gran lirismo, una luz suave y tamizada, destinada a crear una atmósfera determinada dentro de la composición, por encima de la definición de figuras y objetos dentro de la escena.

Sus innovaciones tuvieron especial importancia en dos aspectos: el paisaje y el desnudo femenino. En pinturas anteriores, las escenas paisajísticas eran inspiradas en fuentes bíblicas, clásicas o alegóricas, sin embargo, y sirviendo como ejemplo, en “La tempestad” no parece haber recurrido a las fuentes citadas, siendo por sí misma una obra puramente imaginativa.

Fue protagonista de una revolución contra el elemento narrativo dentro de la pintura paisajística e inició el camino a maestros posteriores como Claudio de Lorena y Rembrandt.

Así lo describió Giorgio Vasari:
“Mientras Giorgione atendía a honrarse a sí mismo y a su patria, en el mucho conversar que él hacía para entretener con la música a muchos amigos suyos, se enamoró de una señora y mucho gozaron el uno y la otra de sus amores. Ocurrió que en año de 1511 ella se contaminó de peste; pero Giorgione, ignorante de su enfermedad, siguó tratándola y se contagió, de manera que en breve tiempo, a la edad de 34 años, pasó a la otra vida, no sin dolor de sus amigos, que le amaban por sus virtudes”.

A partir de 1925, los museos que poseen obras que le son atrubuidas, han realizado radiografía a sus cuadros para autentificarlas. algunas de las confirmadas son: en 1931 “La Venus”, en 1932 “Los tres filósofo” y en 1939 “La tempestad.”

“La virgen con el niño en brazos, entre san Antonio de Padua y san Roque”, de 1510, albergada por el Museo del Prado de Madrid, se considera la primera obra de madurez del artista, aunque hay discrepancias entre historiadores y críticos de arte en cuando a su atribución, que contemplan más similitudes con la pintura de Tiziano que con la del maestro, de hecho el Prado, en su catálogo actual se la atribuye a este.

La Venus dormida, de 1510, actualmente en la Galería de Dresde, Alemania, obra atribuida es una de las primeras obras modernas en la que un desnudo femenino constituye el tema principal de una pintura. Inauguró la utilización de desnudos en paisajes como uno de los grandes temas del arte europeo lo que nos lleva a las obras de Tiziano y Pedro Pablo Rubens.

Fue así mismo un notable retratista.
Murió en Venecia, el 25 de octubre de 1510, durante la epidemia de peste que asoló la ciudad, como relata Vasari.

trianarts.com

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios