SIXTO IV (Francesco Della Rovere – Papa n.º 212)

Francesco della Rovere (1414-1484), fue electo Papa el 9 de agosto de 1471 con el nombre de Sixto IV. A él debe su denominación la Capilla Sixtina.

Francesco della Rovere (1414-1484), fue electo Papa el 9 de agosto de 1471 con el nombre de Sixto IV. A él debe su denominación la Capilla Sixtina.

(FRANCESCO DELLA ROVERE)

SixtoIVNacido cerca de Abisola el 21 de julio de 1414 y muerto el 12 de agosto de 1484. Sus padres eran pobres y cuando era un niño fue destinado a la orden franciscana. Más tarde estudió filosofía y teología con gran éxito en la universidad de Pavía, dio clases en Papua, Bolonia, Pavía, Siena y Florencia y tuve entro otros eminentes discípulos al famoso cardenal Bessarion.

Después de ser procurador de la orden en Roma y Provincial de Liguria fue creado cardenal de S. Pietro in Vincoli, por Paulo II, en 1467. Todo el tiempo libre que le quedaba lo dedicaba a la teología; en 1470 publicó un tratado sobre la Preciosa Sangre y una obra sobre la Inmaculada Concepción en el que trató de probar que Sto. Tomás de Aquino y Escoto, aunque con distintas palabras, tenían las mismas ideas sobre esta cuestión.

El conclave reunido por la muerte de Paulo II le eligió papa y ascendió al trono de S. pedro como Sixto IV.Su primer pensamiento fue la prosecución de la guerra contra los turcos, nombrando legrados en Francia, España, Alemania, Hungría y Polonia con la esperanza de fomentar el entusiasmo de estas naciones. La cruzada apenas produjo otro resultado que traer a Roma uno s25 prisioneros turcos que fueron mostrados como un triunfo por las calles de la ciudad. Sixto IV siguió la política de su predecesor Paulo II con respecto a Francia y denunció a Luis XI por insistir en querer imponer el consentimiento real a los decretos papales para que se publicaran en su reino. También realizó esfuerzos como su predecesor para la reunión de la Iglesia rusa con Roma, pero sus negociaciones no dieron resultado. Entonces volvió su atención casi exclusivamente a la apolítica italiana y fue cayendo cada vez más en el vicio de nepotismo que le dominaba, acumulando riquezas y favores a sus indignos parientes.

SIXTO IV (Francesco Della Rovere
SIXTO IV (Francesco Della Rovere

En 1478 tuvo lugar la famosa conspiración de los Pazzi, urdida por el sobrino del papa – el cardenal Rafael Riario – para arrojar a los Medicis y poner Florencia bajo los Diario. El papa conocía el complot, aunque probablemente no la intención de asesinar y hasta puso a Florencia en entredicho por levantarse airada contra los conspiradores y asesinos brutales de Giuliano de Medici. Entró en una guerra de dos años con Florencia y animó a los venecianos a atacar Ferrara que quería para su sobrino Girolamo Diario. Ercole d’Este, atacado por Venecia encontró aliados en casi todos los estados italianos y Ludovico Sforza, al que el papa pidió ayuda, no quiso ayudarle. Los príncipes aliados obligaron a Sixto a hacer la paz y se dice que la humillación mortificación que esto le produjo aceleró su muerte. En adelante, hasta la Reforma, los intereses seculares del papado fueron de máxima importancia. La actitud de Sixto respecto a la conspiración de los Pazzi, sus guerras y traiciones, la promoción a los más altos cargos de la iglesia de hombres tales como Pietro y Girolamo son manchas en su carrera.

Sin embargo hay un a parte digna de ser alabada en su pontificado. Tomó medidas para suprimir los abusos de la Inquisición, se opuso vigorosamente e a los Valdenses y anuló los decretos del Concilio de Constanza. Fue un protector de las artes y las letras, construyendo la famosa Capilla Sixtina, el Puente Sixtino sobre el Tíber y siendo el segundo fundador de la Biblioteca Vaticana. Roma se hizo más habitable bajo su mando e hizo mucho por mejorar las condiciones sanitarias de la ciudad. Trajo agua desde el Quirinal a la Fontana de Trevi y comenzó una transformación de la ciudad que sólo la muerte le impidió completar.

En su vida privada Sixto IV fue correctísimo. Las groseras acusaciones de su enemigo Infessura no tiene base alguna: su pero vicio era el nepotismo y su gran desgracia fue el estar a la cabeza de los estados Pontificios en un momento en que Italia emergía de la era de las repúblicas y los príncipes territoriales, como el papa, tuvieron que batallar con los grandes déspotas.

ec.aciprensa.com

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios