Diez secretos casi desconocidos de la Basílica de San Pedro* (2º)

«La Piedad» o la tumba de Juan Pablo II centran la atención de los visitantes. Pero la Basílica esconde muchos detalles menos evidentes.

El monumento a Matilde de Canossa

Diez secretos casi desconocidos de la Basílica de San Pedro

Frente a la capilla de Santísimo, la hermosa mujer que sostiene las llaves de San Pedro y una triple corona papal en su mano izquierda, es la gran condesa Matilde de Canossa, la mujer que dominaba los territorios de la península italiana al norte de los Estados Pontificios a finales del siglo XI.

La espléndida escultura de Gian Lorenzo Bernini se alza sobre el sepulcro de la anfitriona del Papa Gregorio VII en su castillo del norte de Italia, al que acudió en 1077 el emperador Enrique IV para suplicar al Papa el levantamiento de la excomunión por haber reunido el año anterior en Worms un «concilio nacional» de 24 obispos alemanes y dos italianos que, para complacerle en una disputa con Roma, «depusieron» al pontífice.

Acompañado de su esposa Bertha, el emperador esperó tres días y tres noches arrodillado sobre la nieve a la puerta del castillo de Matilde hasta que logró obtener el perdón. El espléndido bajorrelieve del sarcófago presenta esa escena, conocida como la «humillación de Canossa».

Juan Vicente Boo

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios