Los siete tarros de oro*

Historia218Al pasar un barbero bajo un árbol embrujado, oyó una voz que le decía: «¿Te gustaría tener los siete tarros de oro?».

El barbero miró en torno suyo y no vio a nadie. Pero su codicia se había despertado y respondió anhelante: «Sí, me gustaría mucho». «Entonces ve a tu casa en seguida», dijo la voz, «y allí los encontrarás».

El barbero fue corriendo a su casa. Y en efecto: allí estaban los siete tarros, todos ellos llenos de oro, excepto uno que sólo estaba medio lleno. Entonces el barbero no pudo soportar la idea de que un tarro no estuviera lleno del todo. Sintió un violento deseo de llenarlo; de lo contrario, no sería feliz.

Fundió todas las joyas de la familia en monedas de oro y las echó en el tarro. Pero éste seguía igual que antes: medio lleno. ¡Aquello le exasperó! Se puso a ahorrar y a economizar como un loco, hasta el punto de hacer pasar hambre a su familia. Todo inútil. Por mucho oro que introdujera en el tarro, éste seguía estando medio lleno.

De modo que un día pidió al Rey que le aumentara su sueldo. El sueldo le fue doblado y reanudó su lucha por llenar el tarro. Incluso llegó a mendigar. Y el tarro engullía cada moneda de oro que en él se introducía, pero seguía estando obstinadamente a medio llenar.

El Rey cayó en la cuenta del miserable y famélico aspecto del barbero. Y le preguntó: «¿Qué es lo que te ocurre? Cuando tu sueldo era menor, parecías tan feliz y satisfecho.

Y ahora que te ha sido doblado el sueldo, estás destrozado y abatido. ¿No será que tienes en tu poder los siete tarros de oro?». El barbero quedó estupefacto: «¿Quién os lo ha contado, Majestad?», preguntó.

El Rey se rió. «Es que es obvio que tienes los síntomas de la persona a quien el fantasma ha ofrecido los siete tarros.

Una vez me los ofreció a mí y yo le pregunté si el oro podía ser gastado o era únicamente para ser, atesorado; y él se esfumó sin decir una palabra. Aquel oro no podía ser gastado. Lo único que ocasiona es el vehemente impulso de amontonar cada vez más. Anda, ve y devuélveselo al fantasma ahora mismo y volverás a ser feliz».

MORALEJA

Rey-y-mendigoTodo en esta vida es pasajero, la materia, materia es. De poco sirve pasar la vida atesorando cosas materiales, desgastándonos por tener, por acumular, por llenarnos de riquezas. Lo único que trasciende, que continúa en las futuras existencias es nuestra ESENCIA y lamentablemente también el EGO, por lo tanto la labor más preciada que podemos realizar en esta vida es… DESPERTAR CONCIENCIA.

Sólo alcanzaremos la Autorrealización Íntima del Ser, por medio del trabajo intenso sobre uno mismo, por medio de la auto-observación y eliminación del Ego, de todos los agregados psicológicos que llevamos en nuestro interior. Eso si sería el mejor tesoro que podamos alcanzar.
Nuestro Padre Interno constantemente nos prueba, para ver que tan profundos son nuestros anhelos de despertar y regresar con él.

En esos momentos es cuando debemos definirnos, elegir que camino queremos si el horizontal, como lo hemos hecho durante tantas existencias; o si es el momento de aspirar a la liberación, al camino Revolucionario y VERTICAL. Elijamos ya entre espíritu y materia, pero hagámonos conscientes de que cada camino tiene sus consecuencias y debemos asumirlas.

PREGUNTÉMONOS… ¿QUÉ PREFIERO ABRIRME A LA SABIDURÍA O SEGUIR VIVIENDO EN LA CÓMODA IGNORANCIA?

mundocambio

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios

Un comentario

Los comentarios están cerrados.