La Torre de Hércules – Historia y mitos del faro más antiguo del mundo*

Custodiando la entrada a la Ría de A Coruña y con vistas a la de Ferrol, la Torre de Hércules se mantiene en pie dos mil años después de su construcción, defendiendo el podio del faro más antiguo del mundo.

Una obra romana que ha inspirado mitos y leyendas, pero cuya verdadera historia está ligada a la de la costa que alumbra incesante desde su construcción. Una linterna en la costa más virulenta y brava de la península.

Breogán ante la Torre de Hércules. Foto: L. M. Bugallo

Breogán ante la Torre de Hércules. Foto: L. M. Bugallo

Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad

Leyenda de Hércules

2342783968_eeb1e8ca79De todas las leyendas que conocemos en torno a la Torre, ésta es la que ha tenido una mayor influencia, de hecho hoy todos conocemos a este legendario faro como Torre de Hércules aunque en sus orígenes este monumento no tuvo ninguna relación con este personaje clásico.

El autor de esta leyenda fue el rey Alfonso X el Sabio (1252-1284) quien en su Estoria de Espanna cuenta como el héroe Hércules construyó un enorme el faro para conmemorar su victoria sobre el gigante Gerión.
Retomando la tradición isidoriana, Alfonso X vinculó la figura de Hércules a España y más concretamente a la ciudad de A Coruña. Según la leyenda, el legendario héroe griego vino en busca del gigante Gerión que reinaba sobre las tierras comprendidas entre el Duero y el Tajo, con el fin de liberar al pueblo de su poder desmedido.
El enfrentamiento entre ambos duró tres días con sus correspondientes noches, al cabo de las cuales Hércules venció al gigante, cortó su cabeza y la enterró junto al mar. Para conmemorar su victoria construyó sobre el túmulo una torre-faro y en las proximidades del mismo fundó una ciudad a la que le dio el nombre de Crunia, como recuerdo de la primera mujer que habitó este lugar y de la cual el héroe se enamoró.
Cuando Hércules se fue, Espán, su sobrino, fue nombrado señor de España y pobló villas y ciudades. Acabó de construir la Torre del Faro que comenzara su tío y como era un hombre sabio la dotó de un candil con un fuego que nunca se apagaba, además hizo un gran espejo por el que se veían venir las naves enemigas desde una gran distancia.
Torre de Hercules

Torre de Hercules

Datos curiosos

  • La Torre de Hércules es el único faro romano del mundo que desde sus orígenes hasta la actualidad continúa en funcionamiento.

 

  • Es el único faro romano del que conocemos el nombre del arquitecto-ingeniero que se encargó de su realización, Caio Sevio Lupo, que se perpetuó al dejarlo grabado en una inscripción conmemorativa dedicada al dios Marte Augusto, a los pies de su construcción.
  • Con sus aproximadamente 37,2 m de altura, la Torre de Hércules es uno de los edificios conservados más altos de los que conocemos de época romana, sólo comparable con algunas obras como la Columna Trajana.

La verdadera historia de la Torre de Hércules

Sean cuales sean las leyendas que se cuentan del faro más antiguo del mundo, los datos apuntan a que la torre se construyó en siglo I, más probablemente en la segunda mitad. El afán de Julio César por conquistar las tierras de Britania dio con la riqueza de las tierras gallegas y con la conveniencia de establecer un puerto de refugio antes de atravesar las aguas del Golfo de Vizcaya, en busca de nuevas tierras para el imperio.

Los estudios arqueológicos de más reciente fecha no pueden concretar si fue realmente Julio César el que auspicia la construcción de la torre. Aunque sí establecen que se erigió en un periodo comprendido entre los emperadores Claudio y Domiciano. De hecho una losa grabada con letras latinas, hoy casi ilegibles, reza así a la entrada de la torre:

“Consagrado a Marte Augusto. Cayo Sevio Lupo, arquitecto de Aeminium Lusitano, en cumplimiento de una promesa”

De lo que sí se tiene constancia es que en época de Trajano la torre ya cumplía sus funciones de ayuda a la navegación, alertando a los marinos de la presencia de la abrupta costa. Así queda reflejado en los escritos del historiador Dión Casio, en el siglo III. Por entonces la Torre de Hércules debería tener una altura aproximada de treinta metros, dividida en tres pisos, y una hoguera avivada con leña mantendría la llama encendida durante la noche y el humo negro sería visible durante el día.

El transcurso de los siglos añadió y eliminó accesorios a la Torre de Hércules. De hecho, las excavaciones realizadas en los entornos llevan a pensar que en tiempo hubo una muralla para defender el perímetro del faro. De cuyas piedras hoy darían testimonio algunos edificios e infraestructuras de la vecina A Coruña.

El deterioro se interrumpió alrededor del siglo XVI, cuando el faro toma prestigio y comienza una reforma en profundidad que lo dotará de la escalera de 234 escalones para permitir el acceso hasta la parte más alta del faro. Obra que concluye el rey Carlos III en el siglo XVIII, dotando, además, al faro de una lámpara.

Con la reforma orquestada por el rey el faro pasa de los 34 metros de la época romana a los 57 metros que tiene hoy día. Pudiéndose diferenciar tres estilos arquitectónicos: romano en la base, neoclásico en el centro y la añadida cúpula del siglo XVIII.

La Torre de Hércules hoy

El faro más antiguo del mundo se mantiene erguido casi dos mil años después de su construcción. Luciendo diariamente sus cuatro destellos característicos en grupos de veinte segundos, desde el 4 de junio de 1847.

Un emblema para la ciudad de A Coruña, que recibió el prestigio de entrar en la lista de monumentos Patrimonio de la Humanidad en 2009. Lo que reconoce la labor de ayuda a la navegación y su interés histórico. Al tiempo que ayuda a borrar las sobrecogedora imágenes del petrolero Aegean Sea ardiendo ante el faro aquel fatídico 3 de diciembre de 1992.

navegar

galiciagenial

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios