La leyenda de Osiris.

el-mito-de-isis-y-osiris_960x648_a648fbb7

EL MITO DE ISIS Y OSIRIS

He aquí uno de los más célebres mitos de la historia de las culturas. Osiris muere y luego renace a través de la mediación de su esposa y hermana Isis. El dios egipcio es despedazado por su maléfico hermano Set.

Pero después renace y se convierte en dios de los muertos. Detrás de su renacimiento late la arcaica creencia en la resurección inevitable de la vida inspirada en el ciclo vegetal, en el renacer de los frutos tras la temporaria muerte invernal.

Espejo del Antiguo Egipto, actualmente en el Museo Egipcio de Barcelona, donde se distinguen, de izquierda a derecha, a Neftis, Osiris e Isis.

Espejo del Antiguo Egipto, actualmente en el Museo Egipcio de Barcelona, donde se distinguen, de izquierda a derecha, a Neftis, Osiris e Isis.

Nut, diosa del cielo, era la mujer de Ra. Sin embargo, era amada por Geb a cuyo amor correspondía. Cuando Ra descubrió la infidelidad de su esposa, se puso iracundo y la maldijo, diciendo que su hijo no nacería en ningún mes ni en ningún año. La maldición del poderoso Ra no podía ser ignorada, debido a que Ra era el jefe de todos los dioses.

Angustiada, Nut apeló al dios Thoth (el Hennes griego), quien también la amaba. Thoth sabía que la maldición de Ra debía cumplirse, pero encontró una vía de salida al problema mediante una estratagema muy hábil. Acudió a Silene, la diosa de la Luna, cuya luz rivalizaba con la del Sol mismo, y le retó a un juego de mesa.

Las apuestas por ambos lados eran altas, pero Suene apostó un poco de su luz, la decimo séptima parte de cada una de sus iluminaciones, y perdió. De aquí procede que su luz mengua y disminuye en ciertos períodos, de tal forma que ya no es rival del Sol.

De la luz que le había arrebatado a la diosa de la Luna, Toth creó cinco días que añadió al año (que en esos tiempos constaba de trescientos sesenta días), de tal manera que no pertenecían ni al año anterior, ni al año siguiente, ni a ningún mes. Nut tuvo a sus cinco hijos durante esos días.

Osiris

Osiris

Osiris nació el primer día, Horus el segundo día, Set el tercer día, Isis el cuarto y Neftis el quinto.

En el momento del nacimiento de Osiris, se oyó en todo el mundo una voz alta que decía:

«Ha nacido el señor de toda la Tierra!»

Una tradición un tanto diferente relata que cierto hombre llamado Pamiles, que llevaba agua del templo de Ra en Tebas, oyó una voz que le ordenaba proclamar el nacimiento del «buen y gran rey Osiris», lo cual hizo en seguida.

Con el transcurso del tiempo se cumplieron las profecías respecto a Osiris, y se convirtió en un rey grande y sabio. La tierra de Egipto floreció bajo su dominio como jamás lo había hecho antes. Como muchos otros «dioses-héroes».

Se propuso la tarea de civilizar a su gente, quienes a su llegada se cncontraban en un estado muy bárbaro, practicando el canibalismo y otras costumbres salvajes. Les impuso unos códigos, les enseñó las artes de la labranza y les enseñó los ritos correctos para venerar a los dioses.

Y cuando logró establecer la ley y el orden en Egipto se marchó a tierras lejanas para continuar con su obra civilizadora. Era tan gentil y bueno, y tan agradables eran sus métodos de inculcar el conocimiento en las mentes de los bárbaros, que éstos veneraban la mismísima tierra que pisaba.

Sin embargo, tenía un cruel enemigo, su hermano Set. Durante 1a ausencia de Osiris su esposa Isis gobernó el país tan bien que las malvadas maquinaciones de Set para tomar parte en su gobierno no pudieron madurar. Pero cuando el rey regresó, Set maquinó un plan, para librarse de su hermano.

A fin de cumplir su plan se alió con Aso, la reina de Etiopía, y otros setenta y dos conspiradores. Luego, después de medir secretamente el cuerpo del rey, mandó hacer un maravilloso cofre, ricamente adornado, donde pudiera caber el cuerpo de Osiris.

Hecho esto, invitó a los conspiradores y a su hermano el rey a un gran banquete. La reina a menudo había advertido a Osiris de que tuviera cuidado con Set, pero, exento de maldad, el rey no la percibía en los demás y, así, acudió al banquete.

Los dioses Osiris, Anubis y Horus representados en la tumba de Horemheb.:438.1 Ko (448600 octets) Date de la prise de vue :2002/11/01 14:50:56 Taille de la photo :1600 x 1200 RŽsolution :72 x 72 ppp Nombre de bits :8 bits/canal Attribut de protection :DŽsactivŽ Attribut MasquŽ :DŽsactivŽ ID de l'appareil :N/A Nom du Modle :E950 Mode de qualitŽ :N/A Mode de mesure :Multizones Mode d'exposition :Programme auto Flash :Non Distance focale :7.2 mm Vitesse d'obturation :1/5 seconde Ouverture :F2.6 Correction d'exposition :0 IL Balance des blancs fixe :N/A Objectif :N/A Mode synchro-flash :N/A DiffŽrence d'exposition :N/A Programme dŽcalable :N/A SensibilitŽ :N/A Renforcement de la nettetŽ :N/A Mode de courbe :N/A Mode couleur :COULEUR Compensation des tons :N/A Latitude (GPS) :N/A Longitude (GPS) :N/A Altitude (GPS) :N/A

Los dioses Osiris, Anubis y Horus representados en la tumba de Horemheb.

Cuando el banquete hubo terminado, Set hizo traer el precioso cofre al salón y dijo, fingiendo bromear, que debería pertenecerle a quien cupiera en él. Uno tras otro los huéspedes se tumbaron en el cofre, pero ninguno cupo; hasta que le llegó el turno a Osiris. Inconsciente de la traición, el rey se tumbó en el gran cofre.

En cuestión de segundos los conspiradores habían claveteado la tapa derramando plomo candente sobre ella para cerrar cualquier apertura. Luego abandonaron el cofre a su suerte en el Nilo, en la desembocadura del Tanaitic. Algunos dicen que estos acontecimientos tuvieron lugar en el vigésimo octavo año de su vida; otros dicen que fue en el vigésimo octavo de su reinado.

Tríada osiríaca: Osiris, Isis y Horus. Museo del Louvre.

Tríada osiríaca: Osiris, Isis y Horus. Museo del Louvre.

Cuando Isis recibió las noticias se afligió y se cortó una mecha de pelo y se vistió de luto. Consciente de que los muertos no pueden reposar hasta que sus cuerpos no hayan sido enterrados con los ritos funerarios, emprendió la búsqueda del cuerpo de su marido. Durante largo tiempo su búsqueda fue inútil, a pesar dc que le preguntara a todo hombre y mujer si habían visto el cofre ricamente adornado.

Con el tiempo, se le ocurrió preguntar a unos niños que jugaban en las orillas del Nilo, y éstos pudieron decirle que Set y sus cómplices habían traído el cofre hasta la desembocadura del Nilo. A partir de ese momento, los egipcios consideraron que los niños eran poseedores de alguna facultad especial de adivinación.

Poco a poco, mediante los poderes demoníacos, la reina obtuvo información más exacta, que le informaban de que el cofre había sido abandonado en Byblos, y las olas lo habían arrojado en un arbusto tamarisco, que milagrosamente se había convertido en un árbol magnifico, y había encerrado el cofre de Osiris en su tronco.

000644490

El rey de ese país, Melcarthus, se maravilló por la altura y la belleza del árbol, y lo hizo talar, utilizando su tronco como pilar para sujetar el techo de su palacio. Por tanto, el cofre que contenía el cuerpo de Osiris estaba oculto dentro de esta columna. Isis acudió apresuradamente a Byblos, donde se sentó al lado de una fuente.

No dirigió la palabra a ninguna persona que cruzara en su camino, a excepción de las doncellas de la reina, y a éstas se dirigió con gracia, trenzando su pelo y perfumándolas con su aliento, más fragrante que el aroma de las flores. Cuando las doncellas regresaron al palacio la reina les preguntó a qué se debía que su pelo y sus ropas estuvieran tan deliciosamente perfumadas, y éstas le contaron el encuentro con la bella forastera.

Reina Astarte, o Athenais

Reina Astarte, o Athenais

La reina Astarte, o Athenais, hizo que la trajeran al palacio, la acogió con los brazos abiertos y la designó enfermera de uno de los jóvenes príncipes.

Isis aumentó al niño dándole su dedo para chupar. Todas las noches, cuando todo el mundo se había acostado, ponía grandes troncos en el fuego y echaba al niño entre ellos, y luego, convñtiéndose en una golondrina, emitía unos tristes lamentos por su marido muerto. Las doncellas de la reina informaron a su señora de los rumores de estas extrañas prácticas, y ésta se propuso descubrir si había alguna verdad en ellos.

Entonces se escondió en la gran sala, y cuando llegó la noche, efectivamente, Isis cerró las puertas y amontonó troncos en el fuego, echando al niño entre la madera ardiente. La reina se avalanzó con un grito y rescató al niño de las llamas. La diosa la reprobó, declarando que mediante su acción había privado al niño de la inmortalidad.

Luego Isis reveló su identidad a la horrorizada Athenais y le contó su historia, pidiéndole que le diera el pilar que sujetaba el techo. Cuando le fue otorgada su petición, abrió el árbol, sacó el cofre que contenía el cuerpo de Osiris y se lamentó con tanta fuerza que uno de los jóvenes príncipes murió de terror. Luego se llevó el cofre a Egipto por mar. Durante mucho tiempo, el árbol que contenía el cuerpo del dios se preservó y veneró en Byblos.

Isla de File, donde su culto se mantuvo hasta el siglo VI.

Isla de File, donde su culto se mantuvo hasta el siglo VI.

Cuando llegó a Egipto, Isis abrió el cofre y lloró triste y amargamente sobre los restos de su esposo real. Pero ahora se acordó de su hijo, Horus el Niño, a quien había dejado en Buto, y, ocultando el cofre en un lugar secreto, emprendió la búsqueda de su hijo. Mientras tanto, Set, que cazaba a la luz de la Luna, descubrió el cofre ricamente adornado y en su ira desgarró el cádaver en catorce trozos, que esparció por todo el país.

Cuando descubrió este último ultraje sobre el cuerpo del dios, Isis tomó un barco hecho con juncos de papiro y emprendió nuevamente la búsqueda de los restos de su esposo.

Después de esto, los cocodrilos no quisieron acercarse a un barco de papiro, probablemente porque pensaban que llevaba a bordo a la diosa, que no había abandonado su búsqueda. Cuando Isis encontraba una parte del cádaver, ésta la enterraba y construía un sepulcro para demarcar su posición. Ésta es la razón de que haya tantas tumbas de Osiris en Egipto

Para esta época, Horus ya era un adulto y Osiris, regresando de Duat (el más allá), donde gobernaba como rey de los muertos, le animó a vengar las injusticias impuestas a sus padres. Inmediatamente después, Horus luchó con Set, intercambiándose victorias entre uno y otro.

En una ocasión, Set cayó cautivo de su enemigo y quedó bajo la custodia de Isis, pero, para gran sorpresa e indignación de su hijo, ésta le dejó libre. Horus estaba tan iracundo que arrancó la corona de la cabeza de su madre. Sin embargo, Thoth le dio un casco con forma de cabeza de vaca.

Otra versión relata que Horus decapitó a su madre y que Thoth, hacedor de magias, volvió a pegarle la cabeza en forma de la de una vaca. Se dice que Horus y Set siguen luchando, aunque ninguno de los dos consigue salir victorioso. Cuando Horus venza a su enemigo, Osiris regresará a la tierra y volverá a gobernar Egipto. (*)

“Osiris gobernaba sobre Egipto como un rey beneficioso que trajo a su pueblo la civilización, pues le enseñó el cultivo de cereales y estableció las leyes y el culto a los dioses, mientras su esposa Isis les enseñaba la música”.

Osiris en la poesía española

Estatuas osiriacas del templo deHatshepsut en Deir el-Bahari.

Estatuas osiriacas del templo deHatshepsut en Deir el-Baharí.

El poeta Juan Eduardo Cirlot dedicó al dios un memorable soneto, en el que alude a su desmembramiento y reconstrucción:
A Osiris
Repartido en pedazos y en lamentos,
repartido en países y en canciones,
repartido en lejanos corazones,
repartido en profundos monumentos.
Repartido en obscuros sentimientos,
repartido en distintas emociones,
repartido en palabras y oraciones,
repartido y perdido en los momentos.
Heredero del tiempo y del espacio,
víctima de transcursos y distancias,
ser en seres deshecho y repartido.
Yo busco tu hermosura y tu palacio,
tu boca de rubíes y fragancias
para reunirte solo en un gemido.

(*) Fuente: Egipto, de Lewis Spence, Colección Mitos y Leyendas

©Andrés Cifuentes

boton-home

Anuncios