Afrodita.

Afrodita surge de la espuma del mar, coronada con exuberantes trenzas (El nacimiento de Venus, William-Adolphe Bouguereau, 1879).

Afrodita surge de la espuma del mar, coronada con exuberantes trenzas (El nacimiento de Venus, William-Adolphe Bouguereau, 1879).

Para la antigua civilización griega, Afrodita, era la diosa del amor, de la belleza, de la lujuria, la reproducción y la sexualidad; si bien en la cultura moderna popular ha querido reducir y limitar el alcance de Afrodita únicamente al amor, para los griegos, como bien señalamos líneas arriba, Afrodita, era algo más y el amor no se circunscribía al amor romántico, sino a la atracción física y sexual.

Sigue leyendo